Castro-Castalia Bullmastiffs

El arte de criar perros de raza, el mentor de un criador
Cachorros Bullmastiff
Contactar correo
Cargando Busqueda de la Web

El arte de Criar perros de Raza

castro-castalia

Camada Autos Locos de Castro-Castalia

En el primer capítulo de esta serie, expliqué cuáles son las diferencias entre el Criador, con mayúsculas, que sabe hacer su trabajo, que basa su crianza en la selección de sujetos de la mayor calidad, para obtener otros igual o mejores que los progenitores, que conoce al dedillo los pedigríes de los ejemplares que va a aparear y tiene suficientes nociones de Genética y de Salud Canina para no equivocarse… y el pseudo-criador, que no tiene más afán que el de negociar con el producto de sus cruces, que no alcanza ni alcanzará nunca a contribuir a la mejora de una raza con los cachorros que cría y que, verdaderamente, las más de las veces, en vez de ayudar a la optimización de tal o cual raza, lo único para lo que sirven es para acabar causando “mala prensa”, al tratarse de individuos poco seleccionados, criados en condiciones pésimas y que arrastran en su comportamiento de adultos las taras derivadas de una falta de imprinting y de socialización adecuadas, etc., etc.

Sin embargo debe quedarnos claro que nadie nace aprendido y que para llegar a ser un Criador de esos que constituyen la elite y que gracias a un trabajo de muchos años, responsable y bien hecho, cuentan con un prestigio y renombre que trasciende las propias fronteras, cuyos perros son fácilmente identificables por quienes aman la raza, dado que, de alguna manera cuentan con su personal “marchamo de calidad”, antes hay empezar por alguna parte.

Lo primero es emplear mucho tiempo en conocer en profundidad la raza por la cual cada uno haya decidido decantarse; aprenderse el estándar oficial de la misma, comprender por qué se piden tales o cuales atributos y características específicas, qué hace que esa raza sea distinta de las demás, etc. Y luego invertir un tiempo también suficiente en estudiar a fondo la Historia de la raza, desde su creación y evolución posterior hasta el momento presente, indagar al máximo sobre los pedigríes de los perros que han tenido una significación especial y también sobre las líneas de sangre que han contribuido a llevar a la raza a dónde están en ése momento y al propio tiempo llegar a ser capaz de reconocer cuáles son o han sido esos otros perros que, por el contrario, han tenido una influencia negativa para el devenir de la raza, con el objetivo único de esquivar al máximo, aquellos sujetos que puedan ser sus descendientes, a la hora de seleccionar a los machos y hembras fundacionales del programa de cría propio, para no abundar en los errores que hayan podido cometer previamente otras personas.

También es fundamental que todo buen Criador tenga –cuánto menos-- unas nociones básicas de genética, de salud y de comportamiento y psicología caninos, para lo cual tendrá que nutrirse de la información que recabe en libros sobre las distintas materias, de una parte, y de otra, de los datos que su mentor o mentores tengan a bien compartir con él.

Efectivamente, lo he dicho bien: mentor o mentores. Porque todo Criador de elite que se precie, será una persona que sienta especial pasión por su raza y, precisamente porque así es, querrá ayudar a aquellas otras personas en las que vea un interés similar y una pasión creciente, orientándolas sobre los pasos a dar y los errores que conviene esquivar. Estará encantado de proporcionar detalles e información que es el fruto de su propia experiencia, con el único propósito de que el que viene detrás, con un genuino interés, no cometa los mismos errores que ya otros cometieron previamente. Esta es una forma de allanarle el camino al “novato”, con un único fin, el de poner en manos de otros entusiastas ese legado tan especial e importante, que no es otro que el trabajo de años.

El Criador serio y responsable estará siempre a la búsqueda de individuos que puedan el día de mañana ser continuadores de su trabajo, de sus líneas de cría y toda aquella persona que quiera empezar a criar en plan serio, querrá ponerse en las manos de expertos, con humildad, ilusión y mucho tesón.

En cierto modo es la ley del “toma y daca”; el novato se nutre de la experiencia del experto y éste consigue que su esfuerzo y dedicación de tantos años no caiga en saco roto y tenga una continuidad.

Por eso mismo, el primer consejo que me atrevo a dar desde aquí es que todo aquél que haya elegido una raza a la que dedicarse en cuerpo y alma en el futuro y por muchos años, busque a “su” mentor y le diga, con toda sinceridad, que está pensando convertirse en un continuador de su labor de selección, por los motivos que sean; porque le gusta el tipo de perros que cría, porque ve en su trabajo una fuente de la que nutrirse, porque quiere hacerlo igual de bien (y, si es posible; incluso mejor).

Lo más probable, en tal caso, es que esa persona que el “novato” elige como mentor, si está dispuesto a serlo, le asesore sobre la elección de sus primeras hembras de cría, las que conformarán el “esqueleto” de su futuro trabajo y posteriormente le aconseje también sobre el macho o machos que deberá elegir como sementales, para producir sus primeras camadas, de las que habrán de nacer posteriormente los que ya serán los primeros ejemplares inscritos en el Libro de Orígenes de la Sociedad Canina, bajo su personal (e intransferible) afijo.

Porque la primera regla para ser un Criador de elite consiste en hacer bueno lo que ya dijo en los años cuarenta, Doris Mullin, una reconocida criadora británica de Bullmastiffs y otra razas con el afijo “Mulorna”, que escribió en una carta a un amigo lo siguiente: “En la crianza déjate guiar por un principio básico; cuando llegue el día en que abandones la cría, deber ser capaz de decir, de manera sincera, que con tu esfuerzo has dejado la raza un poco mejor de lo que la encontraste”. Así tiene que ser. Porque el verdadero secreto para pertenecer a ésa elite de grandes Criadores, con mayúsculas, estriba en que tu trabajo deje un fruto, un resultado incontestable: ejemplares de absoluta calidad.

El Arte de Criar Perros de Raza La Crianza es un Arte
Necesidad de un Mentor
La Dificil Eleccion
La Eleccion del Semental
Las Garantias de Paternidad
Algunas Nociones de Genetica
Fenotipo y Genotipo
La Seleccion a manos del Hombre
Endogamia y Exogamia
Stock de Calidad, Clave del Exito
Diferencias entre Lineas de Sangre y Afijos
El Genoma Caninos
De Mutaciones y Hereditabilidad
La Ignorancia es siempre Imperdonable
El Control Desordenes Geneticos
Incidencia Desordenes Geneticos
Transmision Desordenes Geneticos
La Solidez Programa de Cria
Montas y Partos Naturales, Exigencias del Guion
Herpes Virus, El Enemigo Silente
Ventajas y desventajas de la endogamia
Grupo de Cria

(Texto original, escrito por Christina de Lima-Netto y/o Federico Baudin específicamente para esta página Web y protegido con Copyright. No puede ser reproducido ni total ni parcialmente por ningún medio, sin el expreso consentimiento de Castro-Castalia por escrito)

Mapa de la Web, Castro-Castalia Bullmastiffs