Castro-Castalia Bullmastiffs

Fenotipo y genotipo, Castro-Castalia Bullmastiffs
Cachorros Bullmastiff
Contactar correo
Cargando Busqueda de la Web

El arte de Criar perros de Raza

Fenotipo y genotipo, Castro-Castalia Bullmastiffs

Zen de Castro-Castalia

En el capítulo anterior prometí que esta semana hablaría de fenotipo y genotipo y de eso va a tratar precisamente el artículo.

Es este un tema complejo, por lo que pido un poco de concentración al lector: No olvidemos que cualquiera que quiera criar perros de forma responsable y segura, tendrá necesariamente que conocer un poco en profundidad el tema de la genética, de la herencia, por cuanto juega un papel fundamental, verdaderamente crucial.

Al fin y al cabo si algo diferencia al Criador con mayúsculas de un “pseudo-criador” del montón, precisamente el uso acertado que haga de sus conocimientos de genética, del estudio de los pedigríes de padre y madre y de la información de la que haya hecho acopio sobre el mayor numero posible de antepasados de la futura camada. La razón es bien simple; cuando los cachorros son el resultado de una óptima planificación el éxito está asegurado.

Pero vayamos al tema del fenotipo y genotipo… ¿qué es cada cosa? El genotipo es el conjunto de genes existentes en cada uno de los núcleos celulares de los individuos que pertenecen a una determinada especie… y el fenotipo, la realización visible del genotipo en un determinado ambiente. ¡Ay! ¿Y todo eso qué significa? Pues si lo queremos explicar de manera más sencilla, diremos que el genotipo es lo que no se ve, y el fenotipo lo que está a la vista. O mejor aún, el fenotipo es el conjunto de características visibles de un perro que están influenciadas no solo por la herencia, sino que también por factores medioambientales, mientras que en el genotipo no se producen influencias externas, sino simplemente es la suma de los caracteres heredados genéticamente.

Veamos un ejemplo; el padre de una camada de cuatro cachorros, tiene los ojos negros… y sin embargo no todos sus hijos heredan esa cualidad. ¿Por qué no? Pues simplemente porque ese macho es heterocigoto en lo relativo al color de ojos, es decir que en el par que determina el color de ojos y que transmite a su prole, tiene un gen dominante y otro recesivo. Y lo mismo le ocurre a la madre; también en ella se da esa circunstancia. Es decir que sus fenotipos son de ojo negro, pero no así sus genotipos. Si por el contrario, uno de los dos o ambos presentaran dos genes dominantes para el color de ojo, entonces todos los cachorros presentarían los ojos negros. Quizás este ejemplo haya ayudado a entender esta cuestión.

Otro tema que no debemos dejar caer en saco roto es el que tiene que ver con la herencia que va ligada al sexo. Ya sabemos que hay un par de cromosomas distinto de los demás, que es el que determina el sexo; en el caso de las hembras, presentan dos cromosomas X, por lo tanto un par XX mientras que los machos presentan uno X y otro Y, o sea un par XY. Pues bien, cuando en el momento de la fertilización los cromosomas de la madre se dividen, la mitad que transmiten al futuro embrión siempre está compuesto de cromosomas X, mientras que en el caso de los machos, unas veces transmiten la mitad X y otras, la mitad Y. Eso explica que sea el macho el responsable de determinar el sexo que tendrá cada uno de los cachorros de su futura prole… Los genes que incluye el par que determina el sexo, son también responsables de esos otros que luego determinarán la producción de hormonas, otras características sexuales secundarias, y el comportamiento más o menos maternal de las hembras, etc. Pero en este cromosoma se incluyen además otra serie de características hereditarias que se transmiten en razón del sexo. Así por ejemplo la Hemofília de tipo A o deficiencia de Factor VIII, por citar quizás la que está en mente de todos, aunque no sea la única. Un dato a tener en cuenta es que este tipo de enfermedades son transmitidas por las hembras y manifestadas por los machos. Las hembras, pues, actúan como transmisoras, aunque no siempre manifiesten la enfermedad, es decir, no necesariamente sean hemofílicas, mientras que los machos, aunque sean hemofílicos, no transmitirán la enfermedad a sus descendientes.

Queda mucho por decir a este respecto, pero será mejor que continuemos con el tema en el próximo articulo. Entonces hablaremos de las distintas posibilidades a la hora de decidir qué tipo de cruces realizar; si un outcross, un line-breeding o un in-breeding.

Pero mientras llega ese momento, parémonos a pensar un momento en un tema interesante para la reflexión. Cuando un Criador (e incluso un pseudo-criador, mal que me pese admitirlo) decide cruzar dos perros, para obtener una nueva camada, está incidiendo expresamente en la Evolución de esa raza y de alguna manera interfiere y trata de modificar el mismísimo patrón genético… este no es un hecho baladí, porque lo que a la especie le ha llevado millones de años conseguir, lo queremos cambiar, mediante la “selección” nosotros en unas pocas generaciones. Por eso es tan importante hacerlo lo mejor que podamos y sepamos.

El Arte de Criar Perros de Raza La Crianza es un Arte
Necesidad de un Mentor
La Dificil Eleccion
La Eleccion del Semental
Las Garantias de Paternidad
Algunas Nociones de Genetica
Fenotipo y Genotipo
La Seleccion a manos del Hombre
Endogamia y Exogamia
Stock de Calidad, Clave del Exito
Diferencias entre Lineas de Sangre y Afijos
El Genoma Caninos
De Mutaciones y Hereditabilidad
La Ignorancia es siempre Imperdonable
El Control Desordenes Geneticos
Incidencia Desordenes Geneticos
Transmision Desordenes Geneticos
La Solidez Programa de Cria
Montas y Partos Naturales, Exigencias del Guion
Herpes Virus, El Enemigo Silente
Ventajas y desventajas de la endogamia
Grupo de Cria

(Texto original, escrito por Christina de Lima-Netto y/o Federico Baudin específicamente para esta página Web y protegido con Copyright. No puede ser reproducido ni total ni parcialmente por ningún medio, sin el expreso consentimiento de Castro-Castalia por escrito)

Mapa de la Web, Castro-Castalia Bullmastiffs