Castro-Castalia Bullmastiffs

El arte de criar perros de raza, El genoma Canino, Castro-Castalia Bullmastiffs
Cachorros Bullmastiff
Contactar correo
Cargando Busqueda de la Web

El arte de Criar perros de Raza

El arte de criar perros de raza, El genoma Canino, Castro-Castalia Bullmastiffs

Chris y Manuela

Como ya dije muy al principio de la serie, muchas son las personas (ésas a las que yo denomino “pseudo-criadores”) que todavía hoy se creen que por el mero hecho de hacer aparear a un macho con una hembra y esperar a ver qué pasa, ya lo tienen todo hecho. Y la verdad, para eso no hace falta ir a la Universidad de Salamanca… ni siquiera hace falta nuestra intervención; porque cualquier perro macho es susceptible de cubrir a cualquier hembra, siempre que esta esté en celo y receptiva, sin que haga falta nuestra intervención, ¿no? Por lo tanto, si hemos de intervenir, habrá de ser con un objetivo más concreto que el de producir y producir y producir camadas sin ton ni son. Si intervenimos que sea para producir camadas de calidad, de cada vez mayor calidad; calidad de la que podamos sentirnos verdaderamente orgullosos.

En el Capítulo anterior hablaba de que la clave del éxito para una Crianza responsable y bien hecha radica en un “stock” de calidad, entendiendo por calidad no el que los machos y/o las hembras reproductores reúnan en sus pedigríes muchos parientes que hayan obtenido múltiples títulos de Campeonato, sino el que esos sementales y esas hembras de cría han de tener tras de sí unos padres, tíos, hermanos y hermanas, abuelos y bisabuelos que hayan aportado a la raza mucho de bueno y poco o nada de malo. Prometí entonces que hablaría del Genoma Canino y del ADN. Y a eso vamos a dedicarnos en este capítulo.

En los últimos años se ha avanzado mucho en el conocimiento del Genoma de la especie canina; tanto que incluso se ha suscitado un mayor interés al respecto al comprobarse que es muy similar en tamaño al de los Humanos, por contener aproximadamente dos mil quinientos millones de pares base de ADN.

Más aún y precisamente en base a esa similitud y al hecho de que el 25% del genoma canino --es decir unos 18.450 genes-- sea similar al nuestro, se sabe hoy que a través de su estudio y análisis y del estudio y análisis de muchas de las patologías y desordenes genéticos que afectan a los perros de raza (como por ejemplo ciertas formas de cáncer, enfermedades cardíacas, problemas auto-inmunes, epilepsia, distintos tipos de sordera y ceguera, narcolepsia, etc., etc.), se podrá investigar más a fondo sobre patologías paralelas que sufre nuestra propia especie.

Y si eso ya de por sí es importante, no lo es menos el hecho de que cuanto más se conozca sobre el Genoma canino, más posibilidades habrá de ir erradicando ciertas enfermedades y alteraciones que se han venido transmitiendo y multiplicando a lo largo de décadas, a través de una larga historia de cruces en los que se ha actuado más en forma “amateur” que auténticamente “científica” y en la que los criadores hemos venido cruzando a los perros entre sí por estimarlos adecuados para fijar tal característica o erradicar cual otra, sin saber lo que se escondía realmente detrás de esos cruces en el aspecto puramente genético. Y ello porque hasta ahora no ha habido un conocimiento suficiente sobre los cromosomas, que diera la pista sobre los rasgos que realmente importan a la hora de hacer una selección exhaustiva y tendente a mejorar cada raza en particular.

De hecho, cuando los genetistas se han fijado en la forma en la que se ha venido practicando, en la mayoría de los casos, la crianza canina (y la selección de reproductores), se han dado cuenta de que los perros se han venido cruzando “alegremente”, con casi la única limitación de su tamaño y/o de no mezclar distintas razas entre sí.

Ello ha sido así, porque todavía hoy los criadores, en gran parte, se han fijado y se fijan casi exclusivamente en lo que está a la vista, no en lo que está oculto. En las características que se aprecian en un ring, no en las que determinan que tal o cual familia o línea de sangre, se vea luego afectada de una u otra enfermedad hereditaria.

Y eso, que para quienes nos tomamos muy en serio el conocimiento de las leyes de la genética como base fundamental de la crianza es un verdadero horror, para los genetistas ha sido una auténtica fuente de información porque ha permitido localizar toda una serie de marcadores genéticos en muy poco tiempo que determinan la aparición de enfermedades tales como la atrofia retinal progresiva, la cistonuria, la deficiencia canina de adhesión leucocitaria, la displasia renal, la enfermedad de Von Willenbrand, la fucosidosis, la inmunodeficiencia combinada severa, la miotonía congénita o la mucopolisacaridosis, por citar sólo unas pocas de cuántas ya son susceptibles de ser “trazadas” mediante pruebas de laboratorio, con lo que sus portadores pueden ser eliminados de los Programas de Cría.

La importancia de este hecho radica en que estas enfermedades que he citado, todas ellas, son debidas a la transmisión mediante un solo gen o lo que es lo mismo, la mayoría son desórdenes autosómicos recesivos y por lo tanto una sencilla prueba de ADN puede darnos las pistas suficientes como para acabar por erradicarlas.

El impacto que la revolución genómica canina vaya a tener en el propio Arte de Criar es todavía desconocido, pero bastaría extrapolar la importancia que el estudio del genoma humano ha tenido en la medicina humana para empezar a atisbar sus consecuencias. De hecho, desde que se completó la secuencia del genoma humano, se han ido conociendo todos y cada uno de los treinta y cinco mil genes humanos que, se estima, constituyen nuestro propio genoma.

Hoy por hoy, en base a la técnica denominada de "microarray" y la tecnología computarizada, la eficacia en el estudio de los genes humanos se ha visto incrementada y ello ha hecho posible incluso poder describir la variación genética entre varios individuos a la vez, así como la expresión de miles de genes a la vez en células, tejidos y órganos específicos.

Tales métodos se están aplicando ahora mismo ya con la intención de encontrar cambios en la expresión de unos genes sobre otros, para poder llegar a aislar sólo aquellos que sean verdaderamente relevantes para la causa y tratamiento de la enfermedad. Así se explica que ahora ya sea posible tratar ciertas formas de cáncer (neoplasias) basándose en los perfiles de expresión genética y no en sus características histológicas, con lo que se abre una nueva expectativa como es ser capaces de determinar qué fármacos son más susceptibles de producir la remisión del tumor e incluso su total curación.

Todo esto que ya es aplicable en medicina humana lo será más pronto que tarde en veterinaria canina y cuando eso ocurra, se abrirá todo un nuevo abanico de posibilidades para criar perros más sanos y para tratar a los que están enfermos.

Mientras se nos abren estas nuevas oportunidades, lo que sí podemos es ir profundizando en los datos que ya vamos conociendo que nos sirven para poner coto a la multiplicación de defectos congénitos y de enfermedades hereditarias. Es una tarea importante, complicada por lo que tiene de desconocida para la mayoría de quienes se dedican a la Crianza Canina y que nunca antes se han planteado tener que familiarizarse con la nomenclatura y el conocimiento de lo que son fenotipos y genotipos, alelos, cromosomas X e Y, portadores heterocigotos u homocigotos, mutaciones, etc., pero esencial si de lo que se trata es de conseguir ejemplares no sólo estéticamente más bellos, sino y sobretodo más sanos y más equilibrados.

Hay que ponerse manos a la obra, ya mismo. Y eso es lo que iremos haciendo a través de esta serie en los próximos meses.

El Arte de Criar Perros de Raza La Crianza es un Arte
Necesidad de un Mentor
La Dificil Eleccion
La Eleccion del Semental
Las Garantias de Paternidad
Algunas Nociones de Genetica
Fenotipo y Genotipo
La Seleccion a manos del Hombre
Endogamia y Exogamia
Stock de Calidad, Clave del Exito
Diferencias entre Lineas de Sangre y Afijos
El Genoma Caninos
De Mutaciones y Hereditabilidad
La Ignorancia es siempre Imperdonable
El Control Desordenes Geneticos
Incidencia Desordenes Geneticos
Transmision Desordenes Geneticos
La Solidez Programa de Cria
Montas y Partos Naturales, Exigencias del Guion
Herpes Virus, El Enemigo Silente
Ventajas y desventajas de la endogamia
Grupo de Cria

(Texto original, escrito por Christina de Lima-Netto y/o Federico Baudin específicamente para esta página Web y protegido con Copyright. No puede ser reproducido ni total ni parcialmente por ningún medio, sin el expreso consentimiento de Castro-Castalia por escrito)

Mapa de la Web, Castro-Castalia Bullmastiffs