Castro-Castalia Bullmastiffs

El Mastiff, Castro-Castalia Bullmastiffs
Cachorros Bullmastiff
Contactar correo
Cargando Busqueda de la Web

El Mastiff, Castro-Castalia Bullmastiffs

El Mastiff, Castro-Castalia Bullmastiffs

Regaliz, Piruleta y Pica-Pica de Castro-Castalia

PIENSO, ¿SÍ O NO?

En algunos países de nuestro entorno comienza a cuestionarse si la alimentación con piensos comerciales es o no la más adecuada para nuestros perros; varios son los argumentos que apuntan a que parece haber una relación directa entre la multiplicación de ciertas enfermedades y la alimentación con comidas –digámoslo así—“pre-fabricadas”, en las que se abusa de los conservantes y aditivos, saborizantes y emulgentes artificiales.

No es menos cierto que las grandes compañías fabricantes contrarrestan estas corrientes críticas con sendas campañas de publicidad en las que nos bombardean con mensajes positivos insistiendo en que no hay otra forma ni más cómoda ni más correcta de alimentar a los perros que el uso de sus alimentos preparados.

A la postre subyace la duda. ¿Pienso sí? ¿Pienso no?

La verdad es que la respuesta a esta cuestión no es fácil. Lo cómodo, indudablemente es abrir el saco, la lata o en envoltorio plástico y, sin más complicaciones, depositar sobre el plato del animal, a la hora de la comida y de la cena, su dosis justa de comida. En vez de tener que dedicarse a peregrinar por carnicerías, pollerías, pescaderías y fruterías para adquirir distintos tipos de alimentos frescos, combinarlos adecuadamente, pesarlos, triturarlos, mezclarlos y servirlos. Pero quienes han optado por esta segunda posibilidad, que empiezan a ser muchos, hablan maravillas de los cambios que han observado en sus perros, de cómo han mejorado sustancialmente de ciertas dolencias crónicas, de cómo han desaparecido alergias, dermatitis, cojeras injustificadas, malos olores corporales y halitosis e incluso ciertos hábitos comportamentales...

Otros, hemos preferido combinar la nutrición natural, es decir con alimentos frescos, de los que se incluyen en nuestra propia cesta de la compra, con el uso de piensos de última generación que son aquellos que en vez de utilizar los aditivos y conservantes más habituales, han empezado a emplear Vitamina C y tocoferoles, o sea conservantes naturales, y proteínas de mayor calidad de origen animal, no vegetal.

Personalmente me ha gustado siempre recomendar aquello que yo misma he comprobado que me ha dado buen resultado con mis perros y por eso estoy en situación, también en este caso, de ofrecer unos consejos de nutrición que a mis perros le han dado buen resultado.

¿QUÉ HAY DE LOS SUPLEMENTOS?

Hoy se sabe que el abuso de los suplementos a base de calcio, administrados durante la etapa de crecimiento –una práctica que ha sido y todavía hoy es demasiado habitual entre veterinarios, criadores y propietarios de perros de razas grandes y gigantes-, es muy contraproducente. De hecho muchas de las complicaciones óseas que se observan durante la edad comprendida entre los 2 y los 18 meses, entre los que podríamos citar por ejemplo la panosteítis, el raquitismo, las displasias de cadera y de codo, desgraciadamente tan frecuentes entre los Mastiff, parecen tener una relación directísima con la administración de calcio.

Quienes conocemos la raza e incluso su historia pasada sabemos, sin embargo, que tradicionalmente ha sido común que a los cachorros se les alimentara moderadamente y se les prefiriera siempre por debajo de su peso ideal antes que obesos. Esto que parece un contrasentido –por cuanto muchos parecen más inclinados a querer ver animales rollizos y regordetes, a los que identifican equivocadamente con ejemplares sanos y robustos- tiene mucho sentido; al fin y al cabo bastará con fijarse en los parientes salvajes de nuestros perros, los lobos, coyotes, chacales y zorros, para comprender que incluso por su estructura social, lo normal es que los cachorros se alimentaran casi exclusivamente de aquello que sobraba después de que los individuos dominantes y las hembras gestantes o lactantes hubieran saciado su hambre, o lo que es lo mismo: de los restos. Los primos salvajes de nuestros perros, cuando son cachorros, nunca están gordos, como no lo están tampoco los jóvenes ni los adultos y ni siquiera comen todos los días ni la misma cantidad ni a la misma hora... dicho así quizás suene raro, pero si luego nos tomáramos la molestia de averiguar si estos mismos primos salvajes sufren o no de cualquiera de los problemas de crecimiento que afectan a nuestros peludos domésticos, comprenderíamos que su instinto les salva de todas estas complicaciones, por cuanto, permaneciendo delgados y creciendo al ritmo que impone su organismo y no al ritmo que pretende imponerle a los domésticos la moda o el gusto de los dueños, los cánidos salvajes se libran de todo ese elenco de osteopatías graves que no haces más que engrosar la factura veterinaria de los dueños de cachorros de Mastiffs y otros molosos, en las sociedades del Primer Mundo.

Una dieta adecuada, como la que he presentado anteriormente, no exige ni más suplementos ni más complicaciones. El cachorro crecerá más despacio y estará más destartalado durante algunos meses, cierto es, pero a la postre, se ahorrará muchas complicaciones de salud y el resultado, cuando termine de ahormar su sistema musuculoesquelético, será mucho más espectacular.

Manual Mastiff Historia del Mastiff
Estandar del Mastiff
Caracter
Seleccion del Cachorro
Los Primeros dias en Casa
La Educacion Basica
El Ejercicio de un Mastiff
Los Cuidados del Mastiff
La Nutricion del Mastiff
La Torsion de Estomago en el Mastiff
La Salud del Mastiff
La Hembra del Mastiff

(Texto original, escrito por Christina de Lima-Netto y/o Federico Baudin específicamente para esta página Web y protegido con Copyright. No puede ser reproducido ni total ni parcialmente por ningún medio, sin el expreso consentimiento de Castro-Castalia por escrito)

Mapa de la Web, Castro-Castalia Bullmastiffs