Castro-Castalia Bullmastiffs

El Mastiff, Castro-Castalia Bullmastiffs
Cachorros Bullmastiff
Contactar correo
Cargando Busqueda de la Web

El Mastiff, Castro-Castalia Bullmastiffs

El Mastiff, Castro-Castalia Bullmastiffs

Chincheta de Castro-Castalia

"Un perro no sentira dolor ante nuestro exito, ni placer por nuestro desazon"

El cachorro de Mastiff es aparentemente torpe y remolón; si tuviéramos que expresarlo coloquialmente bastaría con decir que le cuesta infinitamente más que a otros arrastrar su enorme corpachón de acá para allá. Suele tomarse la vida con mucha tranquilidad, dormirá muchas horas al día (y es imprescindible que lo haga, porque “mientras duerme, crece”) y el resto del tiempo lo pasará jugando de forma bastante menos compulsiva que otros cachorros de su misma edad y de diferentes razas.

Es un animal extraordinariamente sensible y, como digo en otra parte de este libro, increíblemente inteligente, con una memoria  impresionante, aunque muchos dirán de él que parece tonto. ¡¡No!!. En absoluto. Lo que pasa es que su filosofía de vida es diferente a la de la mayoría de sus congéneres, sólo eso.

Al ser un perro que tiene una enorme confianza en sí mismo y es perfectamente consciente de su poderío físico, no suele hacer alarde de ello, salvo en circunstancias muy especiales y esto se nota incluso a la hora de educarle.

Lo único que se requiere en la mayoría de los casos para educar convenientemente a un Mastiff, es tener muy claro desde el principio lo que queremos y lo que no y hacérselo comprender mediante una actitud que no de lugar a equívocos.

El premio, mediante una palmadita afectuosa y una palabra amable y el castigo, mediante un NO tajante, suelen ser más que suficientes para hacerse comprender por estos colosos de ojos tiernos y miranda profunda.

Todos en la familia, todos, tienen que actuar con el mismo criterio y la misma claridad; lo que no vale para uno no valdrá para ninguno y lo que vale para uno, valdrá para los demás. Así de claro. Las órdenes serán concisas y siempre las mismas; cinco o seis palabras claves que habrán de conocer y repetir en casa el padre, la madre, los niños, la abuelita y la tata. “Sitz” para sentarse, “Platz” para tumbarse, “Fuss” para caminar al pie”, “Hale”, para dejarle ir suelto, “Komm” para que acuda a la llamada, “Quieto” para que no se mueva de su sitio,  junto con “Muy bien” para premiarle por lo que hace bien y “NO” para recriminarle lo que hace mal, es todo el léxico que el cachorro de Mastiff debe aprender desde el primer día. Cada orden se repetirá de forma automática, cuando el cachorro se esté sentando o tumbando de motu propio, o cuando acuda a la llamada, o cuando camine a nuestro lado, de manera que la vaya identificando con la acción que realiza, seguida siempre de un “Muy bien” y de una palmadita en el cuello o una caricia en la cabeza.

Gritos, amenazas y el restregado del hocico sobre un pipí o una cacota, son acciones totalmente desaconsejadas, como lo es pretender corregir a  posteriori (es decir si ha transcurrido mas de medio minuto desde que la realizó), algo que hizo mal. No solo no servirán de nada sino que es probable que el flemático Mastiff se tome al que la realiza por loco y le pierda el respeto.

Y es que todo en la relación entre Mastiff y familia es cuestión precisamente de eso, de respeto, de mucho respeto. Hay que tratarles como lo que son, como unos verdaderos gentlemen del mundo animal.

Por lo demás es esencial que siempre que el cachorro esté debidamente protegido e inmunizado frente a las enfermedades de riesgo, se le socialice al máximo en la calle y con otros perros desde el primer momento, si luego queremos que de joven y de adulto se comporte como un señor y no se deje llevar por la provocación de otros animales o personas. Tiene que tener oportunidad de relacionarse al máximo con el mundo exterior desde el inicio; los Criadores responsables suelen entregar a sus cachorros algo más tarde de las 8 o 10 semanas y dedicarles mucho tiempo, de manera que parte de esa socialización ya la lleven adquirida desde su lugar de procedencia y es también habitual que entreguen al nuevo propietario unas instrucciones muy claras y concisas sobre lo que deben hacer y lo que no, a este y otros respectos. Donde se suelen plantear los problemas es en perros que han sido criados en plan “industrial” sin el mimo ni la atención debidas y sin la responsabilidad que entraña el mero hecho de criar un cachorro para que terceros lo disfruten durante muchos, muchos años después.

Manual Mastiff Historia del Mastiff
Estandar del Mastiff
Caracter
Seleccion del Cachorro
Los Primeros dias en Casa
La Educacion Basica
El Ejercicio de un Mastiff
Los Cuidados del Mastiff
La Nutricion del Mastiff
La Torsion de Estomago en el Mastiff
La Salud del Mastiff
La Hembra del Mastiff

(Texto original, escrito por Christina de Lima-Netto y/o Federico Baudin específicamente para esta página Web y protegido con Copyright. No puede ser reproducido ni total ni parcialmente por ningún medio, sin el expreso consentimiento de Castro-Castalia por escrito)

Mapa de la Web, Castro-Castalia Bullmastiffs