Castro-Castalia Bullmastiffs

Sumision y Domiancia caninas, Castro-Castalia Bullmastiffs
Cachorros Bullmastiff
Contactar correo
Cargando Busqueda de la Web

Sumision y Domiancia caninas, Castro-Castalia Bullmastiffs

Strike y Tormenta de Castro-Castalia

Para nosotros, es fácil reconocer el concepto de rango, a lo largo de la historia siempre ha acompañado al genero humano, pero en el mundo canino, esto es algo más complejo, influyen otras variables, tenemos la tendencia a proyectar nuestros propios conceptos en los perros, pero olvidamos que ellos tienen su propio concepto de dominancia y sumisión y que no necesariamente tiene que coincidir con el nuestro.

Tenemos tendencia a considerar alfa al perro más fuerte, más grande y con más ganas de bronca, pero no es así, en el mundo canino los parámetros son otros, si bien es cierto, un alfa que se precie, es más fuerte y ágil que sus compañeros de manada, esto es debido, más a la buena alimentación que recibe, que al motivo que causa su posición, téngase en cuenta que él, es el primero en alimentarse y por consiguiente consigue las partes mas nutritivas y con mayor potencial alimenticio, lo que le permite estar siempre en la cresta de la ola del poderío físico de la manada, ahora bien, lo que conforma un alfa es más la inteligencia, la habilidad para la caza y su capacidad para conseguir la cohesión de la manada, en estado salvaje, se han vislumbrado manadas de lobos en las que hay ejemplares mucho mas fuertes que el que ostenta el liderazgo y no por eso son los alfas.

Fetiche, la gran matriarca de la manada Castro-Castalia, es la hembra alfa absoluta, aun así es la viejecita, y consiguientemente la más débil, pero eso no le resta ni un ápice a su dominancia absoluta de la manada, el resto, se pliega a su serenidad y prestancia, incluso cualquier otro perro con el que se cruza, externo a nuestra manada, reconoce en ella el estatus e inmediatamente adopta una postura de sumisión, diríase que es como la gran matriarca de una manada de elefantes, ella es la que conoce las rutas, los pozos de agua en la época seca y como tal es la que controla el grupo, luego la fuerza física no es necesariamente el componente principal de un alfa, más bien el componente principal es la experiencia – edad -, que junto a la astucia y la inteligencia fijan las características principales que asignan una sabiduría especial que hace que el resto de los miembros de la manada la sigan y que el resto de canidos reconozcan y acepten.

Si bien la dominancia es un rasgo característico de un perro, el que más le identifica es la sumisión, es el más practicado –por cada alfa, hay muchos más subordinados-, o lo que nosotros reconocemos como tal, pero que forma parte de un complejo modo de interactuar y que permite la completa integración de un miembro a la manada, con esto lo único que pretende es ser aceptado en el grupo, todo es un ofrecimiento de paz, una falta de intención de ataque, una especie de apretón de manos entre los humanos –en la edad media, el acto de dar la mano derecha indicaba que estaba falta de armas y que no existía ninguna intención de hacer daño a la persona con la que nos encontrábamos-, esto, trasladado al mundo canino se transforma en grupo de actitudes prefijadas, a un acercamiento característico, con el trasero bajado y la espalda arqueada, con el fin de parecer lo más pequeño posible, sacar la lengua demostrando su intención de lamer y desviando siempre la mirada, esta es su manera de indicar a otro que no tiene la más mínima intención de atacar ni de retarle, esto permite una relación sin complicaciones entre ellos.

Es muy probable que la dominancia entre perros no se parezca en nada a la jerarquía humana, por mucho que intentemos asimilarlas a ella, independientemente que sus reacciones estén contaminadas por su contacto con nosotros, ellos la utilizan como una forma de relacionarse socialmente y de establecer un ambiente amistoso, de paz y placer, es como un juego  cuyo objetivo es la consecución de un mundo de buenos sentimientos, amistad y armonía.

Existen casos de problemas de relación entre perros, generalmente derivados de una falta de socialización correcta o de humanización de su comportamiento, siempre que esta se presente hay que buscar la ayuda de un experto que permita que nuestro fiel amigo disfrute de su relación con otros congéneres.

Tenemos que intentar comprender a nuestros perros, aprender a leer su lenguaje, ello nos permitirá entenderlos mejor y disfrutar ampliamente de nuestra relación con ellos y nunca intentaremos modificar una actitud natural, por muy extraña que nos parezca.

Aunque generalicemos sobre el comportamiento de los perros, tenemos que tener presente siempre, que igual que las personas, cada perro, cada lobo es un ser inteligente y por supuesto, único y como tal hay que tratarlo.

Un perro podría ser dominante con niños pequeños, sin embargo su relación con ellos es de amistad, juega, salta a su alrededor y le chupetea por todos lados única y exclusivamente por el placer de disfrutar de su compañía.

Respetaremos siempre la actitud de nuestro perro en sus relaciones con otros congéneres, siempre que no sean de agresividad, el secreto para que estas sean exitosas es repetición de las mismas y cuantas más mejor.

¿Tienen los Perros Emociones? ¿Por que Queremos a Nuestros Perros?
Emociones Caninas
El Amor, Emocion Clave
La Lealtad Canina
Los grandes Miedos
La Sumision
Cuando Nuestro Amigo nos Falta
Sobre las Adopciones
El Sexto Sentido
Perros Deprimidos
La ansiedad
La ansiedad Social y por Ruidos

(Texto original, escrito por Christina de Lima-Netto y Federico Baudin específicamente para esta página Web y protegido con Copyright. No puede ser reproducido ni total ni parcialmente por ningún medio, sin el expreso consentimiento de Castro-Castalia por escrito).

Mapa de la Web, Castro-Castalia Bullmastiffs