Castro-Castalia Bullmastiffs

El amor, emocion clave, Castro-Castalia Bullmastiffs
Cachorros Bullmastiff
Contactar correo
Cargando Busqueda de la Web

El amor, emocion clave, Castro-Castalia Bullmastiffs

Gorda de Castro-Castalia

"No tenemos nada que hacer para ganarnos su amor, el ha nacido para dárnoslo, solo tenemos que estar ahí para recibirlo y disfrutarlo"

Entre los seres humanos, al ir conociendo más a nuestra pareja, significa muchas veces empezar a dejar de amar, incluso empezar a odiar, manías y costumbres, son un freno, mientras que en un perro, el amor no para de crecer, aumenta cada día, de forma incondicional, para ellos es un sentido mas, quizás uno de los mas fundamentales en todo su ser.

Su amor no necesita de explicaciones, ni de palabras que lo describan, ellos no teorizan sobre el, ni necesitan adornarlo, simplemente lo demuestran, continuamente, siempre, en cualquier circunstancia, en todo momento, es imposible pensar en un perro sin su capacidad de amar, están intrínsecamente unidos, incluso, a veces, por encima de del trato que reciben y aun así, en esos casos ellos siguen mostrándonos su amor, por encima de lo esperado y la inmensa suerte que tenemos es que somos nosotros los receptores de el.

Pero no es solo en una vía unidireccional, no nos limitamos solamente a recibirlo, nosotros también les damos nuestro amor, les queremos, por todo lo que nos dan, por su apoyo, por su incondicionalidad, por su manera de estar siempre a nuestro lado.

Es normal pensar que un perro nos quiere por que somos su proveedor de comida, el dispensador de dos patas que cada vez que tiene hambre satisfacemos su necesidad, sin embargo unos experimentos realizados por A.J. Brodbeck, demostraron que esto no era algo necesario para que se produjese este amor, el alimento a un grupo de cachorros con una máquina dispensadora y a otros el alimento se lo suministraba una persona, el amor por el ser humano se manifestó exactamente en ambos grupos, ellos pueden amar a quien les da la comida, pero también pueden amar a quien que no se la facilita, piense el lector en perros alimentados mediante tolvas, siguen amando a sus dueños y no son ellos los que les dan la comida, si esto fuese así, si ese fuese el vinculo, esos perros amarían profundamente a sus tolvas y las dispensarían las mismas muestras de amor que tan alegremente nos prodigan a nosotros, pero no es así, a la tolva la ignoran y se guardan su amor para entregárnoslo.

Se lo dan incluso a personas que nos visitan ocasionalmente, con algunas de ellas, nuestras mascotas, establecen un vinculo especial y demuestran su alegría de una manera especial, son sus ojos, con un brillo especial, su rabo, con movimientos distintos a los habituales los que demuestran ese vinculo, luego, también los perros discriminan a sus “amigos”, no se sabe a ciencia cierta cuales son sus criterios, pero los aplican, eso no significa que a los demás no les den su amor, también tienen para ellos, su fuente es inagotable, solo les hace falta que tu te muestres un poco amigable con ellos.

¿Qué hace que siempre quieran estar a nuestro lado? Ellos nos siguen como corderitos de una habitación a otra, si nos vamos de casa, se quedan compungidos, tristes por que les privamos de nuestra presencia, de nuestra compañía, pero no por ello nos guardan rencor, todo lo contrario, sus muestras de alegría en cuanto nos ven son las mismas de siempre, incluso si les dejamos en una residencia canina durante nuestras vacaciones, su felicidad al vernos es inmensa, han conseguido su mayor anhelo, estar a nuestro lado dándonos su amor, ellos no cometen nuestros errores, no hay reproches ni medias verdades, ni compromisos sociales, ni tampoco engaños.

Su amor es infinito puro e incondicional, el es un eterno cachorro que solo piensa en amarnos

Ellos son la inocencia pura, sin autoengaños, para encontrar algo parecido en el mundo humano nos tenemos que fijar en los niños, la franqueza y la vulnerabilidad, es la misma, incluso, nosotros, casi les tratamos igual, utilizamos gestos y palabras similares, para tratarlos, luego, de alguna forma asimilamos que su amor es parecido. Estudios realizados en EEUU por Michael Fox de la Humane Society demuestran que bajo ciertas condiciones los perros y los niños pueden llegar a desarrollar trastornos tales como; celos entre hermanos, anorexia nerviosa, alimentación compulsiva e hipermovilidad de los intestinos, son respuestas similares a estímulos provocados por los adultos.

Una de las explicaciones a este amor, la mas probable de todas, es que nuestros perros son siempre cachorros y por eso muestran este comportamiento son unos eternos bebes, los culpables somos nosotros, los hemos seleccionado a nuestro antojo, escogiendo el carácter que más nos convenía para nuestros intereses a lo largo del tiempo y el resultado es el perro de hoy en día , pero para contradecir esta teoría no hay mas que fijarse en una manada de lobos salvajes, los miembros no alfas presentan un comportamiento similar a nuestros perros, pero no nos engañemos, dentro de cada uno de ellos – lobos y perros- existe siempre un alfa que lucha por salir y por ello nunca debemos bajar la guardia ante ello, hay que respetar siempre el lugar que debe ocupar un perro, sino nos encontraremos con comportamientos no deseados que pueden producir sorpresas desagradables en nuestra convivencia.

Intentamos disimular su amor con una fingida justificación de dominancia

¿no será que nuestro amor no es tan puro como el suyo?

¿Tienen los Perros Emociones? ¿Por que Queremos a Nuestros Perros?
Emociones Caninas
El Amor, Emocion Clave
La Lealtad Canina
Los grandes Miedos
La Sumision
Cuando Nuestro Amigo nos Falta
Sobre las Adopciones
El Sexto Sentido
Perros Deprimidos
La ansiedad
La ansiedad Social y por Ruidos

(Texto original, escrito por Christina de Lima-Netto y Federico Baudin específicamente para esta página Web y protegido con Copyright. No puede ser reproducido ni total ni parcialmente por ningún medio, sin el expreso consentimiento de Castro-Castalia por escrito).

Mapa de la Web, Castro-Castalia Bullmastiffs