Castro-Castalia Bullmastiffs

Salud de un Castro-Castalia, Castro-Castalia Bullmastiffs
Cachorros Bullmastiff
Contactar correo
Cargando Busqueda de la Web

Salud de un Castro-Castalia, Castro-Castalia Bullmastiffs

Chris y Patchoului de Castro-Castalia

El Bullmastiff es un animal sano y moderadamente longevo que, en condiciones ideales, vive sin problemas hasta los 10-12 años, incluso a veces algo más. Hay sin embargo ciertas líneas de sangre y ciertas “familias” en las que existe una especial predisposición a padecer ciertas formas de Cáncer, la Displasia de Cadera, el Hipotiroidismo , la Torsión de Estómago y los problemas de piel y más concretamente la Atopia, la Demodicosis y la Dermatitis Húmeda. Y no sólo eso sino que desgraciadamente también se dan muchos casos de Agresividad patológica, que podrían evitarse muy fácilmente a poco que quienes crían alegremente, conocieran el origen de estas enfermedades y sus transmisores.

Lógicamente es obligación de todo Criador (con mayúsculas) responsable, evitar utilizar como reproductores a animales que puedan descender de esas líneas y familias perfectamente identificadas en las que cualesquiera de estos problemas de salud o varios de ellos al mismo tiempo, son una constante. Sin embargo y muy desgraciadamente es todavía demasiado frecuente escuchar aquello de que “el Bullmastiff vive poco”, “el Bullmastiff tiene muchos problemas de cáncer”, “el Bullmastiff es tradicionalmente hipotiroideo”, “el Bullmastiff tiene muchos problemas de piel”. Cuando el Criador hace bien sus deberes, es perfectamente capaz de evitar todos y cada uno de estos problemas entre sus ejemplares. Otra cosa es que muchos de cuántos están dedicados a vender ejemplares de esta raza tengan el más mínimo interés o el más elemental conocimiento sobre la forma de evitar tales problemas.

Quizás por eso, por el escaso interés de algunos y el nulo conocimiento de Genética de muchos otros, todavía hoy día continúa siendo elevadísima la incidencia de la Displasia de Cadera, ¡tantas veces incapacitante!, en la Raza y ello se debe fundamentalmente a la poca atención que una gran mayoría de lo que Chris denominaba “pseudos-criadores” prestan a la selección de líneas de sangre.

Sin embargo, la crianza de Bullmastiffs Libres de Displasia es perfectamente posible y de hecho si en algo destaca el afijo “Castro-Castalia” es justamente en el hecho de que todos nuestros ejemplares reproductores presentan caderas A, A2 y, excepcionalmente un macho mereció el calificativo B (es decir, siempre con ángulos de Norberg por encima de 105º) y son ya varias las generaciones en las que la presencia de Displasia de Cadera de tipo C es prácticamente nula (y mucho menos D o E).

Salud de un Castro-Castalia, Castro-Castalia Bullmastiffs

Malcom X de Castro-castalia 12 años

De la misma manera es posible criar perros perfectamente sanos y longevos. Buena prueba de ello es que “Fetiche”, el alma mater de esta casa, que celebro los catorce años y fué siempre una perra absolutamente activa y extraordinariamente sana, como lo fue “Tonton” que fallecio catorce años y medio. Y no sólo ellos, sino que por ejemplo el viejo Ch. Aeneas de Castro-Castalia ha celebrado su decimo sexto cumpleaños y ¡tan fresco!

Salud de un Castro-Castalia, Castro-Castalia Bullmastiffs

Fetiche con 13 años

Algo parecido ocurre con las demás enfermedades que he citado. Sabido es, por ejemplo, que los ejemplares de manto leonado arena están especialmente predispuestos a sufrir Dermatitis húmedas y Alergias a las pulgas. Como sabido es también que un elevado porcentaje de líneas americanas padecen de Hipotiroidismo o que el Osteosarcoma y el Linfosarcoma son problemas relativamente comunes entre ciertas líneas marcadamente alemanas, americanas y británicas.

Siendo así, cualquiera que tenga un conocimiento suficiente de los pedigríes y las líneas de sangre podría evitar, si quisiera, la aparición de tales problemas en su propio Programa de Cría, a poco que hiciera el esfuerzo de evitar introducir esos ejemplares portadores en el mismo, a base de cruces muy arriesgados en los que --¡tristemente!—las más de las veces lo único que valoran es que esos ejemplares afectados o transmisores ostenten un buen número de títulos de Campeonato, para dotar los pedigríes de sus cachorros de mayor ringorrango. Y sí, ringorrango mucho, pero cabría preguntarse qué pasa después, cuando esos cachorros a la edad de cuatro o cinco años empiezan a padecer problemas de salud que las más de las veces merman su calidad de vida, como poco, o acaban con ella demasiado pronto.

Chris tuvo el mérito de haber sabido seleccionar adecuadamente sus líneas de sangre y de cría durante estas casi dos décadas y gracias a ello, hoy por hoy podemos presumir y presumimos de que nuestros ejemplares no presentan ninguno de los problemas de salud que se acaban de citar.

Otro dato a tener muy en cuenta es la relativa predisposición de las hembras de esta raza a padecer la temida Piómetra (infección de útero); debido a su alta incidencia en la raza (y por lo general en todas las razas de gran tamaño), se recomienda encarecidamente la esterilización de las perras alrededor de dos meses después de la finalización del primer celo. Con ello se evita no sólo esta condición que demasiadas veces puede resultar fatal si no es detectada y tratada a tiempo, sino también la aparición de tumores mamarios, quistes ováricos y ciertas formas de cáncer en el aparato reproductor a partir de los cinco o seis años.

De la misma manera y para evitar en los machos las prostatitis y otras infecciones del aparato urogenital, se recomienda asimismo la castración temprana (alrededor de los ocho meses de edad) para todos aquellos ejemplares que no hayan de ser empleados para la crianza.

La práctica de la Esterilización y la Castración tempranas, vista todavía en nuestra sociedad con malos ojos, es sumamente aconsejable y altamente beneficiosa para la salud de los Bullmastiff y, al contrario de lo que ocurre en España y en Latinoamérica, en las sociedades más avanzadas (Estados Unidos, Reino Unido, Escandinavia, Alemania y Francia) de nuestro entorno es muy frecuente que los propietarios accedan a practicar una u otra intervención a sus ejemplares cuando todavía son jóvenes, conscientes de los enormes beneficios que se derivan de estas prácticas.

En el libro MANUAL DE SALUD CANINA se habla de todo esto y de muchos otros temas, imprescindibles para mantener a un perro sano y para detectar a tiempo cualquier síntoma de enfermedad.

Salud de un Castro-Castalia, Castro-Castalia Bullmastiffs

(Texto original, escrito por Christina de Lima-Netto y Federico Baudin específicamente para esta página Web y protegido con Copyright. No puede ser reproducido ni total ni parcialmente por ningún medio, sin el expreso consentimiento de Castro-Castalia por escrito).

Mapa de la Web, Castro-Castalia Bullmastiffs