Castro-Castalia Bullmastiffs

¿Conozco bien a mi perro y sus necesidades?, Castro-Castalia Bullmastiffs
Cachorros Bullmastiff
Contactar correo
Cargando Busqueda de la Web

¿Conozco bien a mi perro y sus necesidades?, Castro-Castalia Bullmastiffs        

Para evitar que pequeños accidentes se conviertan en grandes dramas y, también, para asegurarse de que en caso de que ocurra un percance serio para la salud del perro estaremos preparados para ponerle remedio de la mejor y más rápida manera posible, es esencial saber EVALUAR UNA EMERGENCIA, tener unos conocimientos básicos de las TECNICAS DE PRIMEROS AUXILIOS que, en un momento determinado, podría ser necesario poner en practica, tanto como disponer de un buen BOTIQUIN DE EMERGENCIA y no solo en nuestra casa, sino también en el coche en el que, habitualmente, realizamos desplazamientos cortos o largos con ese miembro mas de la familia.

Además, hemos de tener en cuenta que situaciones y entornos que para nosotros son perfectamente normales pueden entrañar un riesgo para el animal, por lo que debemos evitar que en tales circunstancias permanezca fuera de nuestro control; por ello es tan importante que en todo momento y circunstancia, lo llevemos perfectamente sujeto con una correa que, para permitirle una mayor sensación de libertad, puede ser extensible cuando salgamos de paseo y que, en casa, nos aseguremos de propiciar que entre en contacto directa o indirectamente con aquello que pueda representar un peligro para el.

BOTIQUÍN DE PRIMEROS AUXÍLIOS
  • Bozal, adaptado a la talla del perro
  • Collar isabelino adecuado a la talla del perro
  • Agua Oxigenada y Alcohol 96º
  • Solución desinfectante (tipo Mercromina, mertiolato o Betadine) o antiséptico específico para veterinaria en forma de spray, líquido o polvo *
  • Algodón, compresas absorbentes, gasas esterilizadas y vendas (5, 7,5 y 10 cm)
  • Esparadrapo de gran fijación
  • Jeringas y agujas desechables de varias medidas y diámetros
  • Termómetro irrompible de cristal líquido y lectura rápida
  • Tijeras curvas y rectas (bien afiladas y de punta roma), corta-uñas y pinzas (largas y cortas)
  • Lupa de aumento
  • Contenedores estériles para muestras de heces y orina
  • Kit completo para enemas
  • Antiácido estomacal, antidiarreico, antihistamínico, antipirético, anticoagulante y anti-hemorrágico *
  • Analgésico’y sedante (poner especial énfasis en el producto en caso de animal  alérgico) *
  • Gotas nasales, ópticas y óticas *
  • Parafina líquida
  • Carbón activado *
  • Glucosa en polvo o líquida *
  • Productos antiparasitarios de amplio espectro para baño *
* Según prescripción facultativa

COMO SABER  EVALUAR UNA EMERGENCIA

SITUACIONES DE MÁXIMO RIESGO

(REQUIEREN INMEDIATA  INTERVENCIÓN VETERINARIA. LA VIDA DE EL PUEDE DEPENDER DE ELLO)

Ahogo/asfixia
El animal se pone muy nervioso, saliva profusamente, tose repetidamente se echa las manos a la cara; las encías palidecen, se tornan púrpura o violaceas;  hinchazón en labios y cara e incluso en otras partes del cuerpo.
Crisis respiratorias
El animal no respira o respira irregularmente; las encías palidecen, se tornan púrpura o violáceas; hinchazón en labios y cara e incluso en otras partes del cuerpo;  pulso débil o inexistente; inconsciencia.
Colapso
El animal pierde el equilibrio, se tambalea, se mueve en círculos insistentemente.
Dificultades en el parto

La hembra no pare ningún cachorro después de 30 min. de haber nacido el ultimo; intenta por todos los medios expulsarlo y no se produce el alumbramiento; después de hacer ímprobos esfuerzos por expulsar algo,  se muestra agotada y parece desistir de continuar intentándolo.

Dolor agudo
El animal permanece en un rincón, sin querer moverse; tiene el pelo de la línea dorsal totalmente erizado (desde el cuello hasta la cola); presenta la espalda muy arqueada y encogida; se resiste a ser tocado; tiembla; aúlla.

Envenenamientos

Síntomas variables en función del agente que lo cause.
Golpe de calor
hipertermia
Jadeo prolongado; temperatura por encima de 39,5ºC; semi-inconsciencia o inconsciencia.
Hemorragias
Perdida de sangre masiva después de producirse un corte o herida; vómitos con sangre; diarrea con sangre; orina con sangre; importantes hematomas (fácilmente visibles en zona abdominal baja).
Mordeduras/Picaduras
Cualesquiera  en un animal alérgico.
Hinchazón localizada o generalizada; urticaria; encías que palidecen, se tornan púrpura o  violáceas; agitación; salivación profusa; jadeos insistentes; perdida de equilibrio; inconsciencia.
Piómetra
Diarreas, vómitos, fiebre alta; jadeos excesivos; mucha sed; poliuria; nerviosismo; dificultad para sentarse o tumbarse; perdidas mucosas o purulentas por la vulva, con o sin olor a "pescado podrido"; vientre tenso o abultado; espalda arqueada.
Quemaduras
Cualesquiera producidas por agentes químicos y/o por contacto con fuego, electricidad, etc.
Sed

Siempre que este combinada con la incapacidad de beber o cuando, tras haber bebido el animal vomite lo que acaba de ingerir; cuando queriendo beber se acerque al bebedero y, sin embargo, no parezca atreverse a ingerir líquido alguno.

Temblores corporales
Temblores musculares; reacción exagerada a cualquier estímulo (sonoro, contacto, etc.); rigidez de cualquier parte del cuerpo.
Torsión de estómago
Hinchazón abdominal; intentos frustrados de vomitar; dificultad para moverse, sentarse y/o tumbarse;  nerviosismo; jadeo; salivación; dolor agudo.

 

SITUACIONES DE RIESGO (REQUIEREN INTERVENCIÓN VETERINARIA EN EL DÍA)

Anorexia
Pérdida del apetito
Siempre que esté acompañada de manifestación de dolor o cuando se prolongue mas de 24 horas.
Cojera
Cualquier cojera subida, acompañada o no de otras dificultades de locomoción
Diarrea
Siempre que tenga olor ácido o podrido; presencia de sangre o color muy oscuro, verdoso, amarillo o anaranjado; siempre que tenga aspecto gelatinoso.
Dificultades en el parto
Siempre que no se produzca la expulsión de tantas placentas como cachorros nacidos.
Dificultades para orinar/defecar
Cuando se produzcan intentos repetidos y vanos para orinar y/o defecar, con o sin manifestación de dolor.
Dificultades respiratorias
Respiración laboriosa, acompañada o no de cuadros de tos; respiración agitada; respiración tenue.
Heridas
Cuando se produce, cualesquiera que sea susceptible de infectarse (cortes, mordiscos, algo que se haya clavado); cuando, por las circunstancias en que se produce, exista el riesgo de contraer el tétanos; cuando cualquier herida ya existente aparezca inflamada, hinchada, enrojecida, purulenta, etc.
Hipotermia
Bajada de temperatura corporal a menos de 37,8º; tiritona; enfriamiento de los miembros que no recuperan la temperatura habitual en menos de 2 horas.
Ojos
Lagrimeo excesivo; párpados hinchados, semi-cerrados o cerrados; ojo seco; córnea opaca, blanquecina, nublada o azulada.
Urticaria
Enrojecimiento, con o sin aparición de "pequeños granitos", irritación y/o hinchazón localizada o generalizada; tanto si hay o no perdida de pelo en las zonas afectadas.
Vómitos
Reiterados; con manifestación de dolor; acompañados de letargo.

 

SITUACIONES QUE REQUIEREN ESPERAR 24 HORAS

PARA COMPROBACIÓN DE EVOLUCIÓN Y SÍNTOMAS

Anorexia
Siempre que no haya otros síntomas.
Cojera
Siempre que no haya otros síntomas.
Diarrea
Siempre que no haya otros síntomas.
Descarga vaginal
Siempre que no haya otros síntomas.
Picores
Siempre que no haya otros síntomas.
Sed
Especialmente cuando por excesiva, vaya acompañada de poliuria y siempre que no haya otros síntomas.
Vómitos
Siempre que no haya otros síntomas.

 
CÓMO EVALUAR LA SITUACIÓN TRAS UN ACCIDENTE O TRAUMATISMO (*):

1. Tomar temperatura rectal
2. Observar el color de las membranas mucosas
3. Comprobar el pulso
4. Comprobar el ritmo respiratorio
5. Comprobar si hay hemorragia externa
6. Comprobar si hay vómitos
7. Determinar el grado de consciencia
8. Determinar si hay heridas, cortes o contusiones
9. Palpar las extremidades para comprobar su temperatura
10. Comprobar si hay fractura (obvia) en algún miembro
11. Comprobar si hay parálisis de algún miembro
12. Comprobar la flaccidez o rigidez de las extremidades anteriores y posteriores
13. Dependiendo del estado del animal, comprobar su capacidad para incorporarse por sí mismo

Nota.- Incluso el animal más dócil puede volverse sumamente agresivo por efecto del susto y del miedo. Así, siempre que el perro no este inconsciente, es necesario abordarle con suavidad, hablándole con ternura pero al tiempo con seguridad, mostrándole que todo está bajo control y, si ello es posible, acariciándole suavemente la cabeza o alguna parte del cuerpo que no este muy afectada, mientras se le habla. En el caso de que el animal no reconozca al dueño, gruña, intente morder o se muestre especialmente nervioso, entonces será necesario proceder a abozalarlo (incluso improvisando un bozal con una cinta o cuerda) antes de continuar.

COMO IMPROVISAR UN BOZAL

Utilizar una cuerda, cinta, tira de tela, etc. de aprox. 1 m. de longitud o, en su defecto, unir varios cordones de zapatos, emplear una corbata o una media (panty) o calcetín (si es largo) y proceder como sigue, paso a paso:

  1. Pasar por debajo del morro la cinta (dejando a cada lado dos extremidades de la misma longitud) y anudarla por encima de este a la altura del stop;
  2. Hecho el primer nudo, volver a pasar las dos extremidades bajo el morro y anudar de nuevo, fuertemente, por debajo de este;
  3. Hecho el segundo nudo, llevar hacia detrás de la cabeza --rodeando el cuello por ambos lados-- las dos extremidades y anudar en la cabeza justo por debajo de las orejas, realizando un lazo (para soltarlo rápidamente si fuera necesario), asiendo bien pero sin provocar asfixia.

COMO REALIZAR EL TRASLADO DE UN PERRO ACCIDENTADO

Toda vez se haya comprobado que no existen lesiones a nivel de cuello, columna y medula espinal, se debe preparar el traslado del animal a la clínica veterinaria improvisando una "camilla", procediendo de la siguiente manera:

  1. Utilizar una tablilla (libro de tapas duras, etc) para inmovilizar el cuello, sujetándola a un lado u otro de la cabeza mediante ataduras hechas al morro y al propio cuello;
  2. En el caso de que este muy agitado, inmovilizar las patas delanteras y traseras, recogiéndolas con una sábana (pañuelo grande, jersey, toalla, etc.) anudada a la espalda;
  3. Colocarlo sobre un tablón (manta, alfombra, toalla fuerte, abrigo, etc.) y, con la ayuda de una segunda persona, proceder a su traslado.

IMPORTANTE:

Todo el manejo debe realizarse con movimientos decididos pero delicados, evitando en lo posible una manipulación excesiva.

QUÉ HACER EN CASO DE INCONSCIENCIA/SHOCK ¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

TANTO SI HAY PARADA CARDIORRESPIRATORIA COMO SI NO LA HAY

  • No atender a estímulos de voz y caricias del propietario;
  • No se mueve;
  • Las pupilas están dilatadas, los ojos vidriosos, con la mirada perdida
  • La respiración es acelerada y jadeante (+30 inhalac./minuto en perros miniatura y medianos; +15-20 inhalac./minuto en grandes y gigantes) o por el contrario NO RESPIRA;
  • El pulso es muy acelerado (+140 puls./minuto en perros miniatura y medianos; +80 puls./minuto en grandes y gigantes) o por el contrario NO HAY PULSO;
  • Encías y labios están pálidos o grisáceos, fríos y pegajosos o por el contrario púrpura (shock séptico);
  • Almohadillas frías al tacto;
  • Presenta temblores o tiritona, con una temperatura corporal por debajo de 37ºC o, por el contrario, por encima de 39ºC (shock séptico);
  • En ocasiones estos síntomas van acompañados de vómitos.

¿QUÉ HACER?
CUANDO RESPIRA Y TIENE PULSO
  • Tumbar al perro sobre su costado derecho, elevando los cuartos traseros de modo que la cabeza quede por debajo;
  • Tirar de la lengua hacia fuera y sostenerla, de manera que no se la trague) facilitando la entrada de aire;
  • Cubrir con una manta (o chaqueta, jersey, toalla, cualquier otra prenda de abrigo, etc.)
CUANDO NO RESPIRA
  • Iniciar la resucitación mediante el procedimiento de boca-a-nariz INMEDIATAMENTE;
  • Chequear si algún objeto (o la lengua) esta obstruyendo la entrada/salida de aire y removerlo utilizando los dedos (una pinza, tenazas de barbacoa, etc.);
  • Con el perro tumbado hacia el lado derecho, tirar de la cabeza hacia atrás lo más posible y cerrar firmemente la boca (extrayendo la lengua al máximo hacia fuera por un lateral de la boca);
  • Proceder a colocar sobre sus narinas nuestra boca e insuflar aire 5-6 veces seguidas con rapidez, notando como se hincha el pecho; opcionalmente puede colocarse entre la nariz del animal y la boca del resucitador un pañuelo fino para mayor higiene;
  • Continuar insuflando aire durante 10 minutos (o hasta que el perro reaccione y respire por sí mismo) a razón de 20 insufl./min. o lo que es lo mismo, contando hasta tres entre cada insuflación;
  • Cuando el animal comience a respirar solo, abrir la boca al máximo para permitirle una mejor entrada y evacuación de aire y mantenerlo en observación;
  • Si transcurridos 15 minutos el perro no reacciona y las pupilas continúan dilatadas y la lengua se ha vuelto azulada, cualquier esfuerzo posterior resultará en vano.
CUANDO NO HAY PULSO
  • Mantener al perro tumbado sobre el lado derecho y chequear el ritmo cardíaco colocando la palma de la mano izquierda sobre el costillar, entre las costillas 3 y 6, es decir a la altura de la inserción de la pata delantera izquierda, justo por detrás del codo.
  • Si se comprueba que no hay pulso, proceder a colocar la palma de la mano derecha sobre el dorso de la otra y realizar diez presiones rápidas, una tras otra, seguidas de una pausa de seis segundos (contar hasta 6);
  • Reiniciar el masaje cardíaco procediendo a un ritmo de 10 compresiones por minuto seguidas de una pausa de 6 segundos y así sucesivamente durante diez minutos;
  • Si el animal recupera el pulso, detener el masaje y mantenerlo en observación;
  • Si transcurridos 15 minutos el perro no reacciona y las pupilas continúan dilatadas y la lengua se ha vuelto azulada, cualquier esfuerzo posterior resultará en vano.

CUANDO NO RESPIRA
NI TIENE PULSO

Si solo una persona colabora en la reanimación:

  • Realizar diez compresiones cardíacas, seguidas de dos insuflaciones, a un ritmo de 10+2/minuto, hasta que haya una recuperación del ritmo cardiorrespiratorio o por un máximo periodo de 10-15 minutos.

Si dos personas colaboran en la reanimación:

  • Una de las dos personas realizará el masaje cardíaco como ya ha quedado explicado a un ritmo de 10 compresiones cada 6 segundos, seguidas de una pausa, durante la cual la otra persona efectuará el boca-a-nariz, a un ritmo de 2 insuflaciones y de nuevo la primera persona reanudará el masaje cardiaco al que seguirá el boca-a-nariz y así sucesivamente hasta que el animal recupere pulso y respiración o por un máximo periodo de 10-15 minutos.

¿QUE HACER EN CASO DE HEMORRAGIA?

  • Localizar el punto por el que mana la sangre;
  • Si se trata de una extremidad o de la cola, aplicar un torniquete;
  • Si se trata de la base del cuello, zona de axilas y/o inguinal, aplicar presión sobre la zona inmediatamente contigua entre el orificio de salida y aquella otra que queda mas cerca del corazón;
  • Si se trata de la zona de las orejas, aplicar vendaje oclusivo;
  • Si se trata de cualquier otra zona del cuerpo, ejercer presión sobre la herida, taponando el orificio de salida con gasa, pañuelo o cualquier tejido que no desprenda pelusa, pero nunca con algodón o lana;
  • En todos los casos comprobar que como consecuencia de la hemorragia no se produzca colateralmente un estado de shock y
  • Trasladar URGENTEMENTE al animal a una Clínica veterinaria de urgencia.

¿QUÉ HACER EN CASO DE ASFÍXIA?

  • Determinar la causa, si es posible;
  • Tratar de retirar de la boca o garganta cualquier objeto extraño que obstruya la entrada/salida de aire, mediante el uso de pinzas largas o en su defecto con los dedos índice y pulgar;
  • Si no resultara factible este procedimiento, por no estar localizada la causa de la obstrucción o encontrarse fuera de la vista y alcance
  • Procurar su expulsión poniéndose detrás del animal y colocando ambas manos entrelazadas en la base del tórax (a la altura de la última costilla flotante);
  • Realizar movimientos contundentes de abajo arriba y de atrás hacia delante con las dos manos, de forma rítmica y de tres en tres y
  • Comprobar que el animal, al toser, expulsa el objeto.
  • Si no es así, introducir por la boca un objeto largo y plano (tipo mango de cuchara de madera u otro utensilio de cocina similar) y llevarlo a la base de la lengua, presionar hacia abajo e inducir al vómito;
  • Cuando realizados todos estos procedimientos el animal  continúe teniendo dificultades, trasladarlo INMEDIATAMENTE a una clínica de urgencia, procurando mantener la cabeza estirada hacia atrás y la lengua fuera de la boca para facilitar la entrada y salida de aire.

COMO REALIZAR UN TORNIQUETE

Es el procedimiento por el cual se contiene temporalmente una hemorragia producida en cualquiera de las extremidades (o la cola).

¿CUÁNDO PUEDE HACERSE?

  • En caso de hemorragia por corte, herida, etc., en una extremidad o en la cola y siempre que esta no remita con la aplicación de presión sobre el corte o herida que la produce;
  • En caso de picadura de serpiente en cualquiera de las cuatro patas.

¿CÓMO SE PREPARA UN TORNIQUETE?

  • Se utilizará un pañuelo (corbata, correa de nylon, calcetín, media o panty, banda de goma ancha, venda o trozo largo y estrecho de tela, etc.);
  • Se atará firmemente alrededor del miembro o de la cola, siempre más cerca del cuerpo que de la fuente de la hemorragia, realizando un nudo;
  • Para mejorar la eficacia del torniquete, por el nudo se pasará un bolígrafo (palo de helado, rama, regla, peine de bolsillo, etc.), girándolo varias veces para tratar de detener la hemorragia;
  • Entre la atadura del torniquete y la piel debemos ser capaces de pasar, sin excesiva dificultad, un dedo, para prevenir el daño irreversible que la falta de riego puede producir (gangrena);
  • Cada diez minutos es IMPRESCINDIBLE relajar la presión del torniquete durante TREINTA SEGUNDOS, tiempo este en el que, para evitar la hemorragia, se aplicará presión directa sobre la herida.

¿CUALES SON LOS RIESGOS DE UN TORNIQUETE MAL HECHO?

En el caso de que la aplicación del torniquete se prolongue  durante más de diez minutos seguidos, sin que se produzca relajación para permitir la reanudación del flujo sanguíneo que necesariamente ha de irrigar los tejidos, estos pueden llegar a necrosar e, incluso, la falta de riego puede tener consecuencias fatales.

Sobre la Salud Enfermedades Caninas mas Comunes
Urgencias, Primeros Auxilios Caninos
Medicamentos, ¿como administrarlos?
Displasia de Cadera
Trastornos Óseos Derivados Mala Alimentación
Olivas, Tan nuestras y tan desconocidas
Plantas Tóxicas de la flora Española
Animales Peligrosos de la Fauna Española
la Oruga Procesionaria
Golpe de Calor
Las Ventajas del Ayuno
Chocolate, Enemigo Mortal
Las Edades Caninas
Principales Parasitos Caninos
Las Pulgas

(Texto original, escrito por Christina de Lima-Netto y/o Federico Baudin específicamente para esta página Web y protegido con Copyright. No puede ser reproducido ni total ni parcialmente por ningún medio, sin el expreso consentimiento de Castro-Castalia por escrito)

Mapa de la Web, Castro-Castalia Bullmastiffs