Castro-Castalia Bullmastiffs

Agresividad a los Congeneres, Analisis Agresividad, Castro-Castalia Bullmastiffs
Cachorros Bullmastiff
Contactar correo
Cargando Busqueda de la Web

La hora de la siesta en Castro-Castalia Bullmastiffs

La Hora de la Siesta en Castro-Castalia

"Un perro es una sonrisa y una cola que se mueve alegremente... lo demás ¡No importa!"

Los cánidos sociales son animales jerárquicos, que establecen entre sí unos lazos de convivencia basados en el dominio y la sumisión. En su medio natural perros y lobos son perfectamente capaces de delimitar las parcelas de poder que les corresponden, dependiendo de su edad, sexo y estatus social y es por ello por lo que raramente se producen agresiones entre sí y, cuando ocurren, se saldan en el momento en el que el vencido se ofrece al vencedor. Continuamente están enviándose mensajes (mediante la mímica facial y corporal) unos a otros para dejar claro quien es quien y qué lugar ocupa en la manada y la convivencia suele ser perfectamente armoniosa y transcurre sin demasiados sobresaltos.

Pero la mano del hombre ha alterado substancialmente esta capacidad en el perro doméstico, como ya hemos visto antes. Aún así, los perros que reciben un completo imprinting dentro de la camada, a través de la madre y los hermanos y que luego son perfectamente socializados por sus criadores y mas tarde por sus propietarios, no suelen plantear problemas de convivencia con los demás perros con los que se van encontrando en el día a día o con los que conviven bajo un mismo techo.

Sin embargo y muy desgraciadamente, en nuestro país, pocos son los propietarios que prestan atención a esto y que conocen verdaderamente la importancia de una optima socialización y, antes, de un correcto imprinting. Y pocos son los criadores que se ocupan de propiciar a sus cachorros una óptima base educacional que les permita convertirse mas adelante en animales perfectamente sociales. Aquí radica gran parte del problema; las mas de las veces los perros son criados por personas que no tienen ningún conocimiento sobre genética ni comportamiento canino y luego son adquiridos por otras que nunca se preocupan de preparar a sus mascotas para la convivencia en sociedad.

Muchos de los problemas relacionados con la agresividad entre perros se explican debido a que en la mayoría de los casos, los criadores no están en condiciones de identificar a un perro "alpha" para así poderlo colocar en las manos mas adecuadas (propietarios experimentados y conocedores del comportamiento canino); como consecuencia de ello, los perros dominantes no siempre son correctamente controlados porque sus dueños no tienen la mas remota idea de lo que han de hacer con ellos, de como han de manejarles y controlarles, y no son capaces de reconocer las pautas comportamentales de sus animales de compañía. Estudios recientes han demostrado que muchos de los problemas que son ocasionados por los perros de raza Rottweiler están directamente relacionados con el hecho de que entre su población existen muchos individuos "alpha" que, mayoritariamente, son propiedad de personas incapaces de ponerles freno y de corregir sus impulsos de dominancia. Estos perros se vuelven conflictivos, en la calle y también en el ámbito familiar, porque exhiben las formas de agresividad (Por dominio, a los niños, defensa del territorio o por miedo) antes descritas y además se muestran especialmente dominantes ante sus congéneres.

Pero incluso cuando los perros se manifiestan especialmente agresivos o dominantes con sus congéneres, antes de actuar exhiben la imprescindible mímica facial y postural que avisa, al que lo sepa entender, de sus intenciones.

Estudios recientes han venido a demostrar que ciertos problemas de comportamiento y agresividad canina tienen especial prevalencia entre perros que proceden de fuentes muy concretas. Así por ejemplo, la agresión por dominio o por miedo y timidez son significativamente mas prevalentes entre animales procedentes de tiendas o de criaderos a gran escala (= granjas caninas/"puppy mills"); ello se justifica por el hecho de que esos animales suelen ser el resultado de la crianza masificada, en la que difícilmente se va a tener en cuenta nada que no sea la máxima rentabilización de un negocio puro y duro. Estos animales no suelen recibir una correcta socialización y en muchos casos ni siquiera el necesario imprinting por cuanto suelen ser separados de la madre y de los hermanos de camada de forma muy traumática y también muy prematura, inmediatamente después de que tenga lugar el destete que se realiza de manera muy acelerada. Todo ello predispone a estos individuos de manera negativa no solo en su relación con los congéneres sino también con las personas y justifica en la mayoría de los casos los problemas que luego producen, por tratarse de animales anti-sociales.

Está igualmente demostrado que ciertas experiencias y acontecimientos que se producen durante la etapa de socialización de los cachorros tienen efectos a muy largo plazo que condicionan de manera determinante el comportamiento del individuo; ello porque la etapa de socialización es precisamente aquella en la que el animal es mas sensible e impresionable y por tanto también mas vulnerable a cualquier forma de daño psicológico. Así, el aislamiento de los cachorros durante esta etapa (bien por enfermedad o por tener que superar el periodo de caución durante el calendario de vacunación y revacunación en solitario) condiciona de manera muy especial su futura capacidad de interrelacionarse con sus congéneres y con las personas y puede desencadenar alteraciones en la conducta, alteraciones fóbicas y alteraciones en el comportamiento y la percepción de la sexualidad.

También ha quedado claro que el cachorro que pasa varias horas al día en completo abandono (mientras todos los miembros de la familia acuden al trabajo o a la escuela) es aquél que tendrá problemas de conducta a edad adulta, pues no sabrá relacionarse fácilmente con el entorno, con las personas ni con sus congéneres.

Asimismo se ha comprobado que los perros que proceden de criaderos a gran escala  donde han estado masificados y no se han podido beneficiar de una correcta socialización y un adecuado imprinting previo (lo mismo que los de las tiendas), y que por tanto han sido separados con demasiada antelación de la madre y del resto de la camada, son aquellos que están mas predispuestos a sufrir el denominado "kennel dog syndrome" (síndrome del perro de criadero) o "kennel shyness" (timidez de criadero), que se traduce en la dificultad y a veces la total imposibilidad de establecer una relación armoniosa con las personas, con sus congéneres y con el entorno en general, manifestando un comportamiento especialmente anti-social y agresivo.

 
Procedencia del animal
Porcentaje
Agresión por dominancia Criadero masificado ("puppy mill")/Tienda
60%
  Protectora de animales
25%
  Criador amateur
8%
  Criador especializado
7%
Agresión por miedo/timidez Criadero masificado ("puppy mill")/Tienda
56%
  Protectora de animales
28%
  Criador amateur
9%
  Criador especializado
7%

(Texto original, escrito por Christina de Lima-Netto y Federico Baudin específicamente para esta página Web y protegido con Copyright. No puede ser reproducido ni total ni parcialmente por ningún medio, sin el expreso consentimiento de Castro-Castalia por escrito).

Mapa de la Web, Castro-Castalia Bullmastiffs