Castro-Castalia Bullmastiffs

Agresividad Canina, Analisis Agresividad, Castro-Castalia Bullmastiffs
Cachorros Bullmastiff
Contactar correo
Cargando Busqueda de la Web

Troylo de Castro-Castalia Bullmastiffs

Troylo de Castro-Castalia

"En muchos aspectos de nuestra vida, no damos la talla, un perro siempre la da en todos los aspectos de su vida, quizá no sea tan insulto que te llamen perro"

Agresión por dominio

Este es un comportamiento relativamente común, que se manifiesta mediante una actitud muy concreta del animal hacia los dueños y los extraños; el perro gruñe o mordisquea (ese mordisco es el equivalente al bofetón), no como resultado del miedo ni de la timidez, sino porque esa es la manera en que pretende hacer ver que quiere que las cosas funcionen a su antojo. Que es el y no los humanos, quien controla la situación.  En la mayoría de las ocasiones es consecuencia de la escasa educación y de una actitud que durante la etapa infantil y juvenil ha sido excesivamente permisiva por parte de los dueños. El perro, cánido social, va tratando de escalar puestos en la pirámide pues no encuentra impedimentos y pretende ser el quien establezca las jerarquías, dado que nadie en la casa ha sabido imponerse.

En España donde el conocimiento que se tiene de los perros y de su carácter es muy escaso y donde los animales se adquieren por modas y pocas veces con un criterio verdaderamente selectivo, buscando aquél que se adecúe realmente a las circunstancias de cada familia y del entorno, este tipo de comportamiento canino está muy generalizado, es muy frecuente y suele ser el motivo que propicia la mayoría de agresiones de perros a personas, dentro y fuera del ámbito familiar.
Este es un comportamiento totalmente previsible pues el animal, antes de agredir, emite una serie de avisos mediante su mímica facial y corporal.

Agresión hacia los niños

Las causas que explican este tipo de comportamiento son idénticas a las anteriormente descritas; nuevamente es consecuencia de la falta de educación del perro, que trata por todos los medios de anteponerse a los mas pequeños de la casa a los que considera seres inferiores (mediante gruñidos y mordiscos=bofetadas). Normalmente se producen cuando el niño y el perro se quedan solos, sin el control y la vigilancia de un adulto y las principales víctimas suelen tener menos de nueve años de edad. También puede tener lugar fuera del ámbito familiar, en la calle o en el parque, en circunstancias similares, es decir, cuando el perro y el niño no están siendo vigilados por personas mayores.

Este es también un comportamiento previsible; el animal exhibe siempre una serie de mensajes mediante la mímica facial y corporal.

Agresión para la defensa del territorio

Todos los cánidos tienen un importante sentido territorial que se manifiesta no solo en el ámbito de su entorno mas directo, la casa y el jardín, sino que puede también verse exacerbado en aquellos otros lugares a los que acude regularmente y de los que también se siente "propietario", como el parque o las calles por las que transita de forma habitual) y nosotros los humanos, durante siglos de selección, hemos procurado incrementar esta actitud en los perros en general y especialmente en aquellas razas que han sido criadas tradicionalmente para el pastoreo y mas recientemente para la  guarda, con la única intención de hacerlos cada vez mas eficaces custodios de nuestras pertenencias (casa, jardín, coche, familia). Agradecemos que los perros exhiban una cierta agresividad hacia los extraños que se acercan a nosotros, y fomentamos esta actitud premiándoles por ello, pero  luego, sin embargo, les castigamos cuando se muestran desconfiados con nuestros amigos. No resulta fácil para el animal comprender cuando sí y cuando no se espera de él una u otra actitud y eso le confunde, pues al fin y al cabo, los cánidos sociales no dejan de ser animales de costumbres.

Aquí nuevamente nos encontramos con un comportamiento previsible, dado que independientemente de las circunstancias, el perro siempre va a mostrar sus intenciones previamente, mediante la mímica facial y corporal.

Agresión por miedo o timidez

Cuando los animales no han sido suficientemente socializados se convierten en individuos miedosos o tímidos, que se asustan por todo y por nada. Una de las fobias mas frecuentemente descritas es la del "miedo a los cohetes", pero no es la única. En situaciones de extremo temor, el perro se defiende como puede y lo hace mordiendo. Son estos, al contrario que los anteriormente descritos, comportamientos mucho mas intempestivos, que en ocasiones se producen muy rápidamente y sin que la mayoría de los propietarios sean capaces de identificar los avisos previos, que --sin embargo-- también existen.

(Texto original, escrito por Christina de Lima-Netto y Federico Baudin específicamente para esta página Web y protegido con Copyright. No puede ser reproducido ni total ni parcialmente por ningún medio, sin el expreso consentimiento de Castro-Castalia por escrito).

Mapa de la Web, Castro-Castalia Bullmastiffs