Castro-Castalia Bullmastiffs

Manual de Nutricion Canina, Vacas locas, dioxinas y otras lindezas, Castro-Castalia Bullmastiffs
Cachorros Bullmastiff
Contactar correo
Cargando Busqueda de la Web

Manual de Nutricion Canina, Vacas locas, dioxinas y otras lindezas, Castro-Castalia Bullmastiffs

Manual de Nutricion Canina, Vacas locas, dioxinas y otras lindezas, Castro-Castalia Bullmastiffs

A raíz de la polémica desatada en toda Europa con el tema de las “vacas locas”, la Encefalopatía espongiforme bovina, y el temor de que esta enfermedad pudiera transmitirse a los humanos mediante la ingesta de ciertas partes de la carne y las vísceras de vaca, ternera, buey y toro, muchos propietarios de perros se plantearon también la duda de si los piensos comerciales, preparados a base de harinas de carne de procedencia no siempre suficientemente explicada, podrían llegar a infectarse igualmente.

En España el temor a las “vacas locas” se desata a mediados de noviembre del año 2000 y cuando un año después se hace balance oficial de las cifras, se nos dice que se han detectado en nuestro país un total de 72 reses afectadas; casi todas vacas lecheras de entre 4 y 7 años de edad, procedentes de Galicia, Castilla y León y Asturias, principalmente y que se han realizado más de 300,000 tests priónicos. Se nos dice también que es de suponer que dado que desde que el animal se infecta hasta que muestra los primeros síntomas de la enfermedad pueden pasar varios años y que por lo tanto todavía tendremos que afrotar un lógico aumento de las cifras de reses afectadas por la EEB. Pero el caso es que lo que nadie sabe, o nadie dice es si existe riesgo o no para los perros, si bien no es menos cierto que en Inglaterra (donde más de 180,000 vacas se han visto afectadas en quince años por la enfermedad y dónde han muerto al menos 80 personas como consecuencia de la variante humana de la enfermedad, llamada de Kreutzfeld Jacob), se conocen más de un centenar de casos diagnosticados en gatos y lo mismo ocurre en Francia, dónde se han diagnosticado otros ochenta. Y así las cosas, el tema produce un temor más que justificado.

La OCU, Organización de Consumidores y Usuarios se cuestionó públicamente si era o no seguro continuar alimentando a los animales de compañía con piensos comerciales y en una información que difundió entre sus socios indicó que todo “depende del origen de las harinas” (refiriéndose a las harinas cárnicas) y que “para mayor seguridad, se puede cambiar la comida habitual por productos de pollo o pescado y restos de carnicería”, añadiendo que si en la fabricación de dichas harinas “se han usado vísceras de vacuno, cabría esta posibilidad” [la de contraer la EEB].

Ya hemos visto que las tantas veces mal llamadas harinas de carne, incluyen casi de todo, desde piel y pelo o plumas, hasta huesos y carcasas, pasando por garras y picos, pezuñas y toda clase de vísceras (lenguas, esófagos, glándulas tiroideas, glándulas del timo, sesos, intestinos, páncreas y bazos, pulmones, corazones, médula espinal, grasa, gelatina y otros despojos cárnicos) y cabe suponer que cuando las nuevas normativas europeas impusieron dejar de emplear ciertas partes de los cortes de carne para la alimentación humana, estas, para no ser desperdiciadas quizás fueron a parar a la fabricación de piensos para perros. No olvidemos que empresas tan grandes como Procter & Gamble, Nestlé, Colgate-Palmolive, Mars, etc., no están en el mercado para perder dinero y sus excedentes, a alguna parte tendrán que ir a parar,  máxime porque se ha prohibido el empleo de tales harina de carne para la alimentación del ganado vacuno, caprino, ovino y porcino, las aves de corral y los peces de piscifactoría.

Pero esta no es nuestra única preocupación; al escándalo de la EEB, se unió casi enseguida el de las dioxinas... En el momento de llevar este texto a imprenta, la Unión Europea está todavía discutiendo cuáles deben ser los valores máximos de dioxinas aceptados en los alimentos destinados al consumo humano y no parecen terminar de ponerse de acuerdo.

Y por si no tuviéramos suficiente, hay todavía otro asunto que también trae cola. El del abuso en el empleo de ciertos medicamentos en el ganado destinado al consumo; medicamentos que no son eliminados por sus respectivos organismos y que indirectamente acaban intoxicando progresivamente y de forma subliminal a esos consumidores inocentes, sean personas u otros animales. Medicamentos de los que se sabe que el consumo abusivo tiene importantes riesgos para la salud; entre los más conocidos está el clembuterol, utilizado extensivamente por ganaderos sin escrúpulos para el engorde del ganado; pero hay muchos otros como la dexametasona o el isicotinato de dexametasona, que deben preocuparnos. Aunque en dosis moderadas se utilizan –siempre bajo prescripción facultativa-- como antiinflamatorios, en el caso que nos ocupa, se mezclan ilegalmente con otros productos químicos, con el propósito de que el ganado aumente de peso y mejore sustancialmente el aspecto de su carne, además de servir para eliminar la traza que dejan en el organismo toda otra serie de sustancias prohibidas que también se emplean a destajo.

¿Sabía usted que...?

Las dioxinas son compuestos orgánicos nitrogenados, altamente tóxicos, que causan importantes cambios mutagénicos y carcinogénicos en los seres vivos por exposición e ingesta.

Hoy en día se sabe además que las dioxinas también provocan importantes alteraciones en el funcionamiento de la glándula tiroides, que se asocian a problemas de hiperactividad, alteraciones de comportamiento y otros de tipo neurológico.

Hay que tomar buena nota...

...de que el ganado destinado a la alimentación está altamente medicado a lo largo de su corta vida, con el objeto de mejorar la producción ganadera reduciendo los costes; los ganaderos insisten en que gracias a esos medicamentos, la calidad de los productos cárnicos es mayor, pero teniendo en cuenta los efectos residuales de la mayoría de los productos empleados, esta afirmación es muy discutible. Y lo mismo ocurre con el uso y abuso de ciertas hormonas con las que se urge el desarrollo y engorde del ganado –estradiol, progesterona y testosterona, las tres naturales y zeranol y trenbolona, ambas sintéticas—y las aves.

Unos productos y otros son susceptibles de causar, por acumulación, un elevado índice de toxicidad en el que los ingiere indirectamente, amén de importantes trastornos físicos de tipo hepatorrenal, cardíaco, hormonal y también reproductivo, sin olvidar que asimismo generan resistencia a los antibióticos

Manual de Nutricion Canina, Nota previa, Castro-Castalia Bullmastiffs Nota Previa La Autora, Christina de Lima-Netto Agradecimientos Introduccion Lobo con Piel de Cordero Funcionamiento Aparato Digestivo ¿Como se que esta Sano? A Cada Edad un Tipo de Alimento Obesidad, Enemigo Mortal Cuando el Pancreas no Funciona La Torsion de Estomago ¿Que Come Nuestro Perro? Para que Sirven las Proteinas Para que Sirven los Hidratos de Carbono Para que Sirven los Lipidos Para que Sirven las Encimas Para que Sirven las Vitaminas Para que Sirven los Minerales Para que Sirve la Fibra Para que Sirve el Agua Natural o Artificial Alimentacion Casera Alimentacion Comercial Interpretar Etiquetas Pienso Aditivos, No Gracias Vacas Locas Alimentacion y Sistema Inmune Alergias Alimentarias DIeta y Cancer Decalogo Dieta Sana Conclusiones Bilbiografia Las Ventajas del Ayuno Necesidades Nutricionales ¿Conozco a mi Perro?

(Texto original, escrito por Christina de Lima-Netto y/o Federico Baudin específicamente para esta página Web y protegido con Copyright. No puede ser reproducido ni total ni parcialmente por ningún medio, sin el expreso consentimiento de Castro-Castalia por escrito)

Mapa de la Web, Castro-Castalia Bullmastiffs