Castro-Castalia Bullmastiffs

Anecdotas de Castro-Castalia Bullmastiffs, Truco y Trampas, una historia con final feliz
Cachorros Bullmastiff
Contactar correo
Cargando Busqueda de la Web
Anecdotas de Castro-Castalia Bullmastiffs, Truco y Trampas, una historia con final feliz

Anecdotas de Castro-Castalia Bullmastiffs, Truco y Trampas, una historia con final feliz

Truco de Castro-Castalia

Anecdotas de Castro-Castalia Bullmastiffs, Truco y Trampas, una historia con final feliz

Trampas de Castro-Castalia

El 7 de marzo de 2006, estando en Madrid delante de un suculento plato de sashimi a mediodía, mis Veterinarios llamaron para comentarme que les había contactado un refugio de perros abandonados de Marbella informándoles de que dos perros de raza Bullmastiff, macho y hembra, habían sido recogidos por ellos hacía unos quince días tras ser abandonados por sus propietarios.

Según supe entonces, la Protectora había tratado por todos los medios localizar a los dueños, a partir de los datos registrados en el microchip, pero según parecía, éstos habían cambiado varias veces de domicilio en los últimos meses y la gestión resultó totalmente imposible.

Así las cosas y antes de tomar una decisión sobre el destino final de los dos perros, -estaban preparados para enviarlos a Alemania con una nueva familia- habían seguido la pista de dónde fueron implantados los microchip, llegando hasta la Clínica Veterinaria Anubis de Pozuelo de Alarcón.

Anecdotas de Castro-Castalia Bullmastiffs, Truco y Trampas, una historia con final feliz

Tirana y la Camada T de Castro-Castalia

El Dr. César Yotti, que fue quién recibió la llamada había podido identificar a partir de los datos del microchip a los dos perros, hermanos de camada e hijos de “Tonton” y “Tirana”. Dos cachorros hermosos que habían sido confiados al cuidado de una familia aparentemente responsable y atenta, compuesta por marido y mujer y dos niños de corta edad y que residían en la zona de Málaga,.

Anecdotas de Castro-Castalia Bullmastiffs, Truco y Trampas, una historia con final feliz

Truco y Trampas a punto de irse con su supuesta"nueva familia"

Qué pudo pasar para que ese matrimonio se deshiciera de ambos, es algo que quizás no llegue a saber nunca, pero como no podía ser menos inmediatamente nos pusimos Federico y yo camino de Marbella para recogerles. Llegamos al albergue a las ocho de la tarde; en el camino habíamos comprado collares y correas, un bebedero y hasta un separador para el coche, pues no habíamos ido a Madrid con el "coche de perros" y el que llevábamos no estaba preparado para el traslado de dos animales de año y medio, hechos y derechos. Era ya de noche pero a pesar de ello el espectáculo era dantesco. Cientos de perros hacinados en un espacio mínimo.

A oscuras apenas tuvimos ocasión de ver en qué situación estaban los dos perros; eso sí, no pararon de mover la cola y saltar a nuestro alrededor, tal vez intuyendo que volvían a la seguridad de un hogar, de "su" primer hogar. Pero sí pude escuchar la terrible tos que ambos padecían y comprobar que los dos tenían los ojos tiñosos y moqueaban ostensiblemente. Así las cosas mi primera reacción fue llamar inmediatamente a mis Veterinarios y concertar una cita de urgencia para esa misma noche; parecía claro que los perros no estaban demasiado sanos e iban a necesitar un chequeo completo para conocer su verdadero estado. A eso de la una y media de la madrugada estábamos llegando a Pozuelo... habíamos cubierto mil cuatrocientos kilómetros entre ida y vuelta en menos de diez horas, y estábamos totalmente extenuados, pero sabíamos que habíamos hecho lo correcto. Y que los dos perros ya estaban seguros.

Anecdotas de Castro-Castalia Bullmastiffs, Truco y Trampas, una historia con final feliz
Anecdotas de Castro-Castalia Bullmastiffs, Truco y Trampas, una historia con final feliz

Una revisión completa confirmó lo que yo ya sospechaba; los dos estaban caquéxicos (por malnutrición y estrés), con unos 10-15 kilos de menos, pero lo más alarmante es que sufrían una importante tos de las perreras con afectación bronquial y, además, el macho tenía unas importantes lesiones en ambos ojos que le habían producido graves ulceraciones. Con un cuadro así, llevarles a casa era un riesgo enorme pues podían fácilmente contagiar a los cachorros y a los adultos; se hacía necesario hospitalizarles durante unos días hasta tener más claro todo lo relativo a su estado de salud, gracias a los resultados que pronto arrojarían las analíticas de sangre y orina que se les practicaron. Había además que desparasitarles interna y externamente a conciencia y hacerles un tratamiento de choque para recuperarles de sus graves desnutriciones y deshidrataciones.

Así pues y de común acuerdo con “Jota”, que fue quien nos atendió esa madrugada, decidimos que lo mejor era llevarles al "Hospital Veterinario Reina Cristina", especializado en largas hospitalizaciones y tenerles allí un par de días hasta estabilizarles y obtener las respuestas que necesitábamos.

Tres días más tarde, habiendo descartado que tuvieran Leishmaniasis, Filariasis, y toda otra serie de enfermedades parasitarias e infecto-contagiosas de riesgo, y sabiendo ya que su mayor problema era puramente respiratorio, amén de una grave desnutrición, pero que con las suficientes precauciones podíamos llevarlos a casa, les fuimos a recoger. Y el equipo que les atendió en esas casi 96 horas que duró su hospitalización no dejó de comentarnos que eran "dos animales deliciosos, cariñosísimos, súper educados, tranquilos y de trato tan fácil que la mayor parte del tiempo les habían tenido sueltos por la clínica, porque eran una auténtica delicia". Mejor así.

La vuelta a casa, a "su" casa, dónde habían nacido y se habían criado durante los casi cuatro primeros meses de vida fue todo un acontecimiento. Ya desde bastantes kilómetros antes se mostraban muy excitados anticipando que volvían a Los Barrancos... y cuando llegaron corretearon felices por la finca hasta acabar extenuados, recorriendo y olisqueando cada rincón y mostrando su alegría por volver a un lugar conocido, donde sin duda se sabían queridos y seguros.

Un par de semanas más tarde, "Truco" y "Trampas"; estaban ya totalmente recuperados y hoy por hoy son dos perros felices. Como no pueden hablar, nunca sabremos a ciencia cierta por cuántas tribulaciones hayan tenido que pasar antes de ahora, pero lo que sí sé y me duele es que yo entregué esos dos perros a una gente aparentemente responsable y que por motivos que nunca alcanzaré a entender ni a perdonar, les abandonaron a su suerte de mala manera y muy injustamente. Pudieron avisarme de que ya no los querían consigo, y yo hubiera acudido rauda y veloz a su rescate, pero no lo hicieron. Los dejaron abandonados a su suerte sin más preámbulos, sin ninguna justificación y sin excusa alguna.

Anecdotas de Castro-Castalia Bullmastiffs, Truco y Trampas, una historia con final feliz

Lo positivo de esta historia es que "Truco" y "Trampas" han vuelto a casa. Ellos han tenido suerte y ésta, después de todo, ha sido una historia triste con final feliz, pero ¿cuántas habrá que no lo son?.

"Trampas" acabo viviendo con la familia Dommel, que recientemente habian dicho adiós a su adorada "Terra" la reina de las alturas, "Truco" sigue en casa.

Anecdotas de Castro-Castalia Bullmastiffs, Truco y Trampas, una historia con final feliz

"Trampas" feliz con la familia Dommel

Si algún día cualquiera de vosotros se ve en la necesidad de dejar atrás a su perro, por favor, no lo abandonéis de mala manera. Ofrecedle una segunda oportunidad con otras personas que le quieran y le cuiden y le mimen y si esto no parece posible a priori, contactad con su Criador, o con culaquier otro, para que pueda buscar una solución. Pero no lo dejéis en la estacada. No se lo merece.

(Texto original, escrito por Christina de Lima-Netto y/o Federico Baudin específicamente para esta página Web y protegido con Copyright. No puede ser reproducido ni total ni parcialmente por ningún medio, sin el expreso consentimiento de Castro-Castalia por escrito)

Mapa de la Web, Castro-Castalia Bullmastiffs