Castro-Castalia Bullmastiffs

Leishmaniasis canina, temida y peligrosa, Castro-Castalia Bullmastiffs
Cachorros Bullmastiff
Contactar correo
Cargando Busqueda de la Web

Manual del Cachorro Bullmastiff, Castro-Castalia Bullmastiffs

Leishmaniasis canina, temida y peligrosa, Castro-Castalia Bullmastiffs

Desgraciadamente esta es una enfermedad para la que todavía no existe un tratamiento plenamente eficaz (sin embargo se espera que en el plazo de dos-tres años se empiece a comercializar la primera vacuna contra la enfermedad, que está siendo desarrollada en España y que ha dado excelentes resultados en Laboratorio); se transmite por la picadura de las llamadas "moscas de las arenas", "beatillas", "flebótomos" ó "Phlebotomus spp." y es endémica en toda la cuenca mediterránea y en varios países del continente americano así como en gran parte de África y Asia.

Las moscas de las arenas son pequeñísimas (apenas 2 m de envergadura alar), silentes durante el vuelo, de hábitos nocturnos y con una capacidad de desplazamiento muy limitada, desplazándose apenas unos pocos metros a lo largo de su vida, por lo que puede decirse que allí donde se instalan es donde van a vivir y a alimentarse a lo largo de su vida. Solo las hembras son hematófagas pero necesitan alimentarse de sangre para poder reproducirse, lo que significa que lo harán durante gran parte de su vida, toda vez que alcanzan el estado adulto. Sus horas de mayor actividad son las nocturnas, desde la caída del sol hasta el amanecer, siempre que no llueva ni haga excesivo viento (más de 2 m./s.) y mientras la temperatura ambiente esté estabilizada en torno a los 18-20º C durante sus horas de actividad. Su picadura no es percibida por el animal (ni por las personas) y raramente causa reacción cutánea.

Lamentablemente, los perros una vez contagiados se mantienen asintomáticos durante semanas, meses e incluso años y cuando finalmente manifiestan los primeros síntomas de la enfermedad esta suele ya estar en un estado avanzado o muy avanzado en el que el tratamiento no siempre es suficientemente efectivo. Es por ello por lo que es fundamental que DOS E INCLUSO MEJOR TRES VECES AL AÑO, tu Veterinario realice una simple extracción de sangre y compruebe si el animal ha sido o no contagiado, de modo y manera que si lo hubiera sido el tratamiento se inicie cuanto antes, pues de ello va a depender en gran medida el éxito del mismo.

Ahora que conoces los hábitos del vector y el método de prevención, estás mejor preparado para hacer frente a la enfermedad y los riesgos que supone para tu mascota, pero hay muchas otras cosas que debes conocer y que se citan en el libro de Chris TODO SOBRE LEISHMANIASIS CANINA que, editado por Tikal (ISBN 8430593616). Es pues imprescindible que te leas el libro y tomes todas las medidas que recomiendo en el mismo para tratar de evitar el contagio y, también para que puedas informar a tus vecinos y a otros propietarios de perros sobre la enfermedad, de modo y manera que también ellos tomen las medidas oportunas.

Asimismo es esencial que protejas a tu Bullmastiff con el collar Scalibor Protector Band, del que te hablo en el capítulo de ACCESORIOS INDISPENSABLES, durante las épocas de actividad de los flebótomos o mejor aún --y para más tranquilidad tuya y de todos-- durante todo el año sustituyéndolo trimestralmente por otro nuevo.

Para tu tranquilidad, tienes que saber que los perros no transmiten la enfermedad a los humanos y ni siquiera entre sí. Para que una persona u otro perro resulte contagiado, necesariamente tiene que intervenir un vector, que siempre será una “beatilla” o “mosca de las arenas”. No te dejes asustar ni intimidar por quienes, desconociendo este hecho, acusan a los perros de ser los responsables de transmitir la enfermedad a terceros.

Lo que sí es importante que tengas muy en cuenta es que cuando un perro sea diagnosticado como infectado de Leishmaniasis Canina y mientras dure su tratamiento, no resultará infectivo para las moscas que se alimenten de su sangre. Por eso es tan importante que mantengas un estricto control y realices periódicamente las pruebas oportunas, de manera que, en caso de que se confirme su enfermedad, sea puesto inmediatamente bajo tratamiento, evitando así que cualquier flebótomo que se alimente con su sangre, vaya a transmitir la enfermedad a otro perro sano y/o a otra persona

Leishmaniasis canina, temida y peligrosa, Castro-Castalia Bullmastiffs
Leishmaniasis canina, temida y peligrosa, Castro-Castalia Bullmastiffs

Manual del Cachorro Bullmastiff

(Texto original, escrito por Christina de Lima-Netto y/o Federico Baudin específicamente para esta página Web y protegido con Copyright. No puede ser reproducido ni total ni parcialmente por ningún medio, sin el expreso consentimiento de Castro-Castalia por escrito)

Mapa de la Web, Castro-Castalia Bullmastiffs