Castro-Castalia Bullmastiffs

La historia del Bullmastiff, antecedentes de la raza
Cachorros Bullmastiff
Contactar correo
Cargando Busqueda de la Web

La historia del Bullmastiff, antecedentes de la raza

 

De todo ello deducimos, sin embargo, que antaño existieron toda una serie de perros similares todos los cuales ostentaban la común característica del gran tamaño y la fiereza, alguno de los cuales fue el probable tatarabuelo del Bullmastiff que hoy convive con nosotros y comparte techo y sofá, aunque tal vez su origen no esté en el País de los Molosos sino en otra zona bien distinta de Asia a juzgar por lo dicho por el viajero veneciano en tanto que aquellos perros molosos tal vez se corresponden a los Pastores, tipo Kuvasz ó Maremmano. y sino, baste mirar con detenimiento algunas pinturas coreanas del pasado, en las que se retratan canes de manto leonado, con oreja en forma de "V", gran surco entre los ojos, de arruga destacada en la frente, hocico ancho y chato... muy distintos de aquél otro perpetuado en la Gallería Uffizi de Florencia, que representa a un auténtico moloso y que dista mucho de tener el ancho y chato morro que es característico sin embargo de los Bullmastiffs  modernos y de tantos otros "mal denominados" molosos, como el Dogo de Burdeos ó el Bulldog .

No olvidemos, tampoco, que en 1820, el Reverendo Hughes describió a los perros molosos como “de un color que varía entre el marrón muy oscuro y el arena claro, con pelo largo y sedoso, bien poblado y brillante: de tamaño casi igual al del English Mastiff, tienen el hocico largo y las delicadas orejas finamente puntiagudas, magnífica cola, patas de una longitud moderada con un cuerpo bellamente redondeado y compacto...”, en su libro "Travels in Sicily, Greece and Albania" (Viajes por Sicilia, Grecia y Albania), es decir, precisamente por la zona que se correspondería con el antiguo País de los Molosos y, si exceptuamos el color, la descripción dista mucho de parecerse a la de un Bullmastiff ó la de cualquier otro de sus "parientes": abundando aún más en éste asunto, de las referencias a los perros molosos en distintos textos antiguos, se desprende que éstos pudieron ser de dos tipos: unos, específicos para la guarda del ganado y otros apropiados para la caza mayor.

YA EN LOS SIGLOS XVII Y XVIII DE NUESTRA ERA, EN DISTINTOS LUGARES DE EUROPA SE ENCONTRABAN PERROS BAJO DIFERENTES DENOMINACIONES, PERO QUE ERAN EMPLEADOS EN TAREAS IDÉNTICAS

No es menos cierto que en épocas pasadas cuando no había control alguno, los perros no necesitaban "pasaporte" para viajar de un lado a otro, ni del permiso de nadie para aparearse con cualquier pareja elegida al azar más aún, cuando tribus o grupos étnicos, se desplazaban a la conquista de nuevos asentamientos y territorios, iban acompañados de sus perros que con ellos se instalaban en las zonas conquistadas apareándose con los perros del lugar, lo que daba origen a nuevas "razas", fruto de ésos cruces.

Perros de Toros

Tampoco hemos de olvidar que ya en los siglos XVII y XVIII de nuestra Era, en distintos lugares de Europa, se encontraban perros morfológicamente similares, bajo diferentes denominaciones, pero que eran empleados en tareas idénticas: así, por ejemplo, los "Perros de Toros" ibéricos, eran muy similares a los "Bulldogs" ingleses ó a los "Bullenbeiser" alemanes (había también "Buffelbeiser. y "Barenbeiser", cuya única diferencia con los anteriores era que unos estaban especializados en el agarre de toros, otros de bisontes europeos y otros aún de osos), todos los cuales eran sumamente apreciados en los distintos países dónde se les utilizaba y muchas veces fruto de "trueques" entre viajeros siempre deseosos de encontrar ejemplares más fieros, más bravos y más fuertes que los propios.

Perros de Toros

Podríamos concluir que, al final, la única diferenciación posible entre todos los perros de agarre europeos, venía dada por su empleo para tal ó cual tarea y por la "estética" favorecida en cada lugar, país ó cultura, que resultó determinante como punto de partida para fijar definitivamente el aspecto de cada raza en cada zona de ubicación, a partir de mediados del siglo XIX.

(Texto original, escrito por Christina de Lima-Netto y Federico Baudin específicamente para esta página Web y protegido con Copyright. No puede ser reproducido ni total ni parcialmente por ningún medio, sin el expreso consentimiento de Castro-Castalia por escrito).

Mapa de la Web, Castro-Castalia Bullmastiffs