Castro-Castalia Bullmastiffs

Incidencia del hipotiroidismo en la raza Bullmastiff, Castro-Castalia Bullmastiffs
Cachorros Bullmastiff
Contactar correo
Cargando Busqueda de la Web

Incidencia del hipotiroidismo en la raza Bullmastiff, Castro-Castalia Bullmastiffs

Camada L de Castro-Castalia

EL HIPOTIROIDISMO es una de las enfermedades del sistema endocrino más diagnosticadas en perros y está producido por la baja presencia de hormona tiroidea en sangre. En el caso del Bullmastiff, es especialmente frecuente en perros de líneas norteamericanas y británicas. La causa más frecuente para la aparición del HIPOTIROIDISMO es la TIROIDITIS LINFOCITICA, que en humanos se conoce como “tiroiditis de Hashimoto” y que se considera, en ocasiones, como una de las muchas enfermedades autoinmunes.

Otra causa frecuente de HIPOTIROIDISMO en la ATROFIA FOLICULAR IDIOPÁTICA, en la que se presenta una degeneración del tejido tiroideo sin razón aparente.

Parece claro –y eso quizás explique que unas familias de Bullmastiffs estén afectadas y otras no—que existe un origen fundamentalmente genético para el desarrollo de la enfermedad, que por lo general se presenta entre el año de vida y los tres años y que va progresando escalonadamente hasta los cinco o los seis, quedando sin diagnosticar muchas veces hasta la madurez del perro.

Hay que tener en cuenta, además, que en muchas ocasiones el HIPOTIROIDISMO pasa desapercibido en el Bullmastiff porque algunos de sus síntomas específicos son claramente confundidos por muchos propietarios y criadores con características que creen propias de la raza, como por ejemplo la apatía, los largos periodos de sueño e inmovilidad, cierta tendencia a la obesidad, algunos desarreglos hormonales en las hembras que propician la ausencia de celos o que estos estén muy separados entre sí, la dificultad para la gestación o el aborto espontáneo, junto con ciertos problemas de piel que pueden confundirse con cuadros de ALOPECIA alérgica o infecciosa o un elevado colesterol.

La forma más precisa para el diagnóstico de un HIPOTIROIDISMO pasa por realizar un análisis bioquímico de sangre que incluya un panel tiroideo, que incluya la estimulación de TSH.

Las buenas noticias son que una vez diagnosticado el HIPOTIROIDISMO puede tratarse fácilmente y con éxito, mediante la administración regular –y muchas veces de por vida—de tiroxina, en forma de comprimidos una o dos veces al día.

Felizmente para mí y para mis perros y sus propietarios, las líneas de sangre en las que se basa mi programa de cría, no están afectadas de HIPOTIROIDISMO y por lo tanto, esta no es una enfermedad que se haya diagnosticado hasta la fecha en ningún Bullmastiff “CASTRO-CASTALIA”.

(Texto original, escrito por Christina de Lima-Netto y Federico Baudin específicamente para esta página Web y protegido con Copyright. No puede ser reproducido ni total ni parcialmente por ningún medio, sin el expreso consentimiento de Castro-Castalia por escrito)

LAS FOTOGRAFIAS SON MERAMENTE ILUSTRATIVAS NO UNA INDICACION DE QUE LOS EJEMPLARES PADEZCAN DICHA ENFERMEDAD.

Mapa de la Web, Castro-Castalia Bullmastiffs