Castro-Castalia Bullmastiffs

Gatos, Animales Magicos y Diferentes, Castro-Castalia Bullmastiffs
Cachorros Bullmastiff
Contactar correo
Cargando Busqueda de la Web

Gatos, Animales Magicos y Diferentes, Castro-Castalia Bullmastiffs

Gato de los Ojos de Oro, Castro-Castalia Bullmastiffs

“No hay unidad como él, no tienen la luna ni la flor tal contextura:
es una sola cosa como el sol o el topacio,
y la elástica línea en su contorno firme y sutil es como la línea de la proa de una nave.
Sus ojos amarillos dejaron una sola ranura para echar las monedas de la noche.”

Otra vez a vueltas con la “Oda al Gato” de Neruda; no puedo evitarlo. Es tan hermosa. Y describe de manera tan singular la magia del gato que no puedo evitar usar algunas otras de sus estrofas para entrar en materia y hablar de esos ojos de oro y a veces de esmeralda o de infinito cielo azul. Esos ojos grandes y redondos, de mirada intensa, inquisitiva, curiosa, burlona a veces, otras amenazante, que a todos nos fascina.

Ojos grandes, digo, enormes, tanto que en comparación con el resto de su estilizada cabeza son desproporcionados y justamente por eso le son tan útiles, adaptándose perfectamente a facilitar la que es su tarea más importante, la de la caza que, casi siempre, realiza en horas crepusculares y nocturnas.

Como nosotros disponen de lo que llamamos “visión binocular”, dado que la colocación de sus dos ojos en la parte anterior del cráneo permite enfocar cualquier objeto deduciendo así someramente la distancia a la que éste se encuentra. Sin embargo y aún cuando su campo de visión es muy superior al de los seres humanos, encontrándose su punto óptimo de visión cuando un objeto se sitúa entre los dos y los seis metros de distancia, la visión de cerca no es tan sofisticada,  siendo esta la razón por la que, en ocasiones, para lograr calcular mejor la distancia de un salto, por ejemplo, se tiene que ayudar de la información que captan sus vibrisas (ver capítulo anterior), moviendo la cabeza de un lado a otro y moviendo a derecha e izquierda, izquierda y derecha, sus cuartos posteriores previamente al salto y al ataque.

Pero decía yo antes que el gato prefiere las horas crepusculares para realizar su tarea de caza; esto es así sencillamente porque su pupila es capaz de abrirse –dilatarse-- tres veces más que la nuestra, para captar toda la luz disponible, por escasa que ésta sea. Y no sólo eso sino que además, su retina está rodeada de un gran número de bastoncillos –receptores extraordinariamente sensibles a la luz—que, en combinación con el denominado tapetum lucidum, capaz de aumentar entre 30 y 50 veces cualquier rastro de luz por pequeño que sea,  incrementan notablemente su visión nocturna. Y así, el gato está preparado para cazar cuando todos aquellos animalillos susceptibles en convertirse en sus presas, están más activos… y es que nada en la Naturaleza prodigiosa es dejado al azar.

Hasta hace poco se pensaba que los gatos no distinguían colores y que apenas veían en distintos matices de gris, azul y verde, pero no así rojos ni naranjas, al no poseer en su retina más que una sexta parte de los conos  (las células sensibles al color) que poseemos nosotros, pero estudios recientes han echado por tierra esta teoría demostrando lo contrario y si bien es cierto que su percepción del color es menos sofisticada que la nuestra, no lo es menos que su visión nocturna, por ejemplo, es infinitamente mayor como ya hemos visto, siendo eso precisamente lo que le cualifica como animal cazador nocturno de incomparable talento y destreza.

Sin embargo y curiosamente, aún cuando el gato dependa en gran medida de su sofisticada visión para la supervivencia, es un hecho que nace sin poder utilizar ninguna de sus inmensas habilidades oculares, ya que no es hasta después de cumplidos los siete u ocho días de vida cuando abre los ojos paulatinamente y sólo a partir de entonces, muy poco a poco, empieza a ser capaz de aprender a interpretar todos los estímulos que capta a través de la vista, no llegando a dominarlos del todo hasta la edad de tres meses de edad, cuando los ojos finalmente adquieren el color definitivo y con ello, la total capacidad visual.

¿SABÍAS QUE…?

Los antiguos Egipcios que adoraron al gato, le llamaron “Mau” justamente porque ese era el nombre que daban al sentido de la vista.

UN DATO CURIOSO

El Tapetum lucidum es una capa reflectora compuesta de zinc y de ciertas proteínas capaces de repeler los rayos luminosos, que sirve justamente para reflejar la luz a la retina, aumentado la cantidad de ésta. Este efecto mejora sensiblemente la visión del gato en condiciones de luz baja, si bien al propio tiempo produce un cierto efecto de desenfoque al interferir la luz reflejada con la luz incidente. Pero esto no importa demasiado al gato que corrige esta dificultad en la percepción del objeto con esas antenas especiales, las vibrisas, de su bigote. Es justamente el Tapetum lucidum el que causa ese curioso “efecto de fosforescencia nocturna” que produce un espectacular color de ojos entre acerado, vidrioso y fosforito.

TEN EN CUENTA QUE…

No todos los gatos tienen una visión binocular idéntica; así pues hay unas razas más predispuestas que otras, en función de su capacidad para la caza. Esto por ejemplo explica que los gatos siameses, que han sido tradicionalmente tenidos por animales de compañía desde antaño, tienen una capacidad binocular menor que otros que históricamente han sido menos fáciles de domeñar en los que el sentido de la caza ha permanecido intacto.

OJO AL DATO

Para protegerse de la luz deslumbrante, a la que su sistema ocular es extremadamente sensible, el gato es capaz de estrechar sus pupilas al mínimo, hasta formar unas finísimas rendijas verticales, al tiempo que baja los párpados para evitar la entrada excesiva de luz. Cuando esto hace, el gato no percibe más que imágenes borrosas del entorno, pero esto no es relevante dado que siempre que lo necesite se ayudará de sus demás sentidos, entre ellos el del tacto, para percibir lo que le rodea y no tener que bajar, en ningún caso, la guardia.

(Texto original, escrito por Christina de Lima-Netto y/o Federico Baudin específicamente para esta página Web y protegido con Copyright. No puede ser reproducido ni total ni parcialmente por ningún medio, sin el expreso consentimiento de Castro-Castalia por escrito)

Mapa de la Web, Castro-Castalia Bullmastiffs