Castro-Castalia Bullmastiffs

A cada edad, un tipo de alimento, Castro-Castalia Bullmastiffs
Cachorros Bullmastiff
Contactar correo
Cargando Busqueda de la Web

Manual de nutricion canina tipos de alimentacion por edad, Castro-Castalia Bullmastiffs

Manual de nutricion canina tipos de alimentacion por edad, Castro-Castalia Bullmastiffs

Berta de Castro-Castalia

Al igual que ocurre con los seres humanos, en los perros las necesidades nutricionales, como ya hemos visto brevemente con anterioridad, no son las mismas a lo largo de toda su vida y varían en función de la edad, primeramente, pero también y como es lógico en función del tipo de vida que llevan, del ambiente en el que se desenvuelven, de dónde se cobijan del frío y del calor, de la propia estacionalidad, es decir si es primavera, verano, otoño o invierno, de si están convalecientes de una enfermedad o si, en el caso de las hembras, se están preparando para ser madres, están preñadas o han parido una camada y la tienen que atender y amamantar durante un mínimo de tres o cuatro semanas.

En los últimos cincuenta años hemos asistido al boom de la alimentación preparada y se nos ha dicho por activa y por pasiva, que además de que su uso simplifica enormemente el momento de prepararles a nuestros perros la cena, en su fabricación se eligen elementos de la máxima calidad para asegurar la óptima nutrición de nuestros peludos. 

Sin embargo no es menos cierto que también ha sido precisamente en estos últimos cincuenta años cuando hemos asistido a un deterioro cada vez más prematuro y más rápido de la salud de nuestras mascotas. Unos atribuyen este hecho a que los perros viven más y por lo tanto, presentan enfermedades propias de viejos que antes no presentaban sencillamente porque no alcanzaban edades tan longevas... otros, arguyen que hoy en día es más fácil detectar y diagnosticar enfermedades que antes no eran conocidas o cuya existencia no se podía determinar por falta de medios clínicos para hacerlo... pero lo cierto es que no todos los perros que caen enfermos de cáncer, o que sufren serias patologías alérgicas, o graves problemas de corazón o riñones, lo hacen en la etapa senescente, sino que muy desgraciadamente estos problemas aparecen a edades inusitadamente tempranas y muchas veces incluso antes de los cinco o seis años, por lo que no pueden considerarse verdaderamente como siendo exclusivas de esos individuos que han entrado en la vejez propiamente dicha.

Esto debe llevarnos a hacer una reflexión y es que existe una cierta coincidencia entre el momento en el que los perros abandonaron los hábitos ancestrales de comer un poco de todo y casi siempre crudo o semi-crudo y comenzaron a alimentarse con preparados comerciales, de forma rutinaria, y ese otro en el que empezaron a aparecer a edad cada vez más temprana todas estas patologías que antes apenas se diagnosticaban en perros de mayor edad. Porque indudablemente, antes de que existieran los piensos preparados, los perros de nuestros padres y de nuestros abuelos se alimentaban con los restos de nuestra propia comida o con cualquier cosa que se tuviera a mano y no era nada infrecuente que gozaran de la suficiente libertad para poder corretear por el campo, sin demasiado control ni limitaciones, y en sus devaneos pudieran dar caza a cualquier presa pequeña e ingerirla enseguida o esconder una parte, enterrada, en cualquier lugar al que volver días más tarde para dar buena cuenta del sobrante.

Sea como fuere, lo que sí se sabe es que esas necesidades nutricionales que como ya hemos visto varían a lo largo de las distintas etapas de la vida del animal,  requieren de unos aportes específicos de proteína, grasa, fibra, calcio y fósforo, sodio y que han de tener una digestibilidad recomendada que varía entre el 90% y el 75% en función de la propia edad del animal.

Y también se sabe que uno de los errores más comunes todavía hoy, consiste en atiborrar a los cachorros con toda clase de suplementos, convencidos como están quienes así lo hacen que cuanto más, mejor. Hay sin embargo suficientes argumentos que echan por tierra esta teoría y que están directamente relacionados con todo un elenco de afecciones óseas que podrían evitarse, de consecuencias casi siempre graves y muy dañinas para los individuos que las padecen, y que suelen estar causadas por defectos de la nutrición en la etapa de mayor desarrollo.

Otro error demasiado frecuente es la idea de que a la hembra   gestante hay que suplementarle la dieta con un aporte extra de calcio; desgraciadamente esta es la causa de un sinfín de problemas no solo para la propia madre –que se expresan tantas veces a través de la súbita aparición de la eclampsia o tétanos de la lactancia,  una enfermedad que puede resultar fatal si no es tratada con urgencia y que es consecuencia de la bajada de los niveles de calcio, y posiblemente también de glucosa, en sangre, cuando la hembra está amamantando a una camada de gran tamaño y que es desgraciadamente muy común entre razas de talla toy y mediana.- sino para los cachorros que reciben un aporte de calcio excesivo mientras todavía están en el útero y que luego lo pagan con serios problemas óseos durante el desarrollo, especialmente el raquitismo aunque no sea el único.

Es importante hacer algunos ajustes en su dieta, pero hacerlos bien. Y para eso basta con aumentar el numero de raciones diarias, aún sin duplicar por ello la cantidad de alimento a ingerir e incrementar el contenido en carbohidratos en la dieta, sin modificar el nivel de proteína. El truco consiste en combinar el alimento habitual de la perra (su pienso de mantenimiento, por ejemplo) y mezclarlo con un tercio más de comida específica para cachorros (pienso “puppy”), cuyo contenido en vitaminas, minerales y carbohidratos es siempre superior. Mantener esta pauta a lo largo del embarazo y también durante el periodo de lactancia suele ser suficiente para asegurar una gestación correcta y unos niveles de leche suficientes para amamantar a su prole durante las 3 a 5 semanas que dura la lactación. Toda vez que concluya esta etapa y la hembra destete a los pequeños, será el momento de regresar paulatinamente a la pauta normal, cuando la perra vuelva a ser alimentada exclusivamente con pienso de mantenimiento.

Otro dato a tener en cuenta está relacionado con los perros que sufren estrés, cualquiera que sea la causa; por estrés se entiende el relacionado con una convalecencia tras una enfermedad o intervención quirúrgica o la gestación, el parto y la lactancia, tanto como el derivado de la participación en exposiciones caninas o acontecimientos deportivos (“agility”, caza, “mushing”, etc) e incluso el hecho de que el animal se vea sometido a una mayor tensión en su entorno doméstico, debida por ejemplo a la pérdida de un familiar cercano por cualquier causa. En estos casos los requisitos nutricionales se alteran de forma dramática, no solamente porque el perro quema más calorías de las habituales, sino porque pierde más rápidamente los fluidos corporales que ha de restaurar inmediatamente mediante continua ingesta de agua. Un error bastante habitual, inducido por el marketing y los mensajes que nos llegan desde los fabricantes de piensos, consiste en cambiar la dieta del perro de forma drástica y sustituir el habitual pienso de mantenimiento por otro de alta energía, cuyo contenido en proteínas es muy superior al normal (33%+). Sin embargo suele bastar con continuar alimentando al perro como venía siendo habitual y añadir a su dieta diaria productos con alto contenido en hidratos de carbono, como por ejemplo patatas cocidas, bollos tipo magdalena o plumcake o pastelitos de arroz, o de calabaza; así de simple.

Hay que tener en cuenta...

... que el chocolate es un alimento muy peligroso para el perro; contiene teobromina, un componente similar en su estructura y acción fisiológica a la cafeína, pero que resulta altamente tóxico para los perros cuando ingerido en gran cantidad.   Esto ocurre porque los perros no son capaces de metabolizar correcta y rápidamente la teobromina, lo que significa que permanece en plasma durante más de dieciocho horas (en el hombre apenas seis horas), lo que justifica que se produzca la sensibilidad tóxica, que afecta al sistema nervioso central (SNC), al cardiovascular, a los riñones y a los músculos blandos produciendo un elenco de síntomas que suelen aparecer unas cinco o seis horas tras la ingesta: aumento del ritmo cardíaco, temblores musculares, poliuria y polidipsia, vómitos, diarrea, jadeo incesante e hiperactividad. Es una auténtica emergencia, dado que en muchos casos y dependiendo de la cantidad ingerida, del peso y de la edad del animal su ingesta puede resultar fatal.

 

¿Sabía usted que....?

Las principales causas de muerte (no accidental) más comunes, diagnosticadas en los Estados Unidos son por este orden:

Cáncer

47%
Patologías cardíacas
12%
Patologías renales
7%
Patologías hepáticas
4%  
Epilepsia
4%
Torsión de estómago
3%
Diabetes
3%
Enfermedad de Cushing
2%
Otras enf. Del sistema inmunológico
2%
Otras enfermedades
16%

y que estos datos pueden extrapolarse al resto de las sociedades del primer mundo.

A CADA EDAD, UN TIPO DE ALIMENTO

Etapa de cachorro

Entre los 2 meses y los 12-18 meses, dependiendo de la talla del animal

Meses
Numero de tomas
2-3
6
3-4
3
5-18
2
19+
1 ó 2

En la etapa adulta, entre los 12-18 mese y loas 6-7 años, dependiendo de la talla del animal, se darán una o dos tomas diarias con un 15-25% de Proteína, mas de un 8% de grasa, un 5% de fibra, Calcio/fósforo 1,1/1, un 0,5% de sodio, todo ello con una digestibilidad del 75%

En la etapa senil, a partir de los 6-8 años, dependiendo de la talla del animalse darán dos tomas diarias aumentando a tres o cuatro conforme vaya aumentando de edad, con un 14-21% de proteína, mas de un 10% de grasa, un 4% de fibra, 0,8% de fósforo y un 0,4% de sodio

Hembra gestante:

La formula sera semejante a la usada en la alimentación de cachorros, no obstante, el cambio de dieta se realizara a partir del día 40-45 de gestación, con un plazo de 10-15 dias de transición para evitar trastornos gástricos, a partir del día 50 de gestación, las tomas diarias se aumentaran hasta 4-6 diarias, para evitar las molestias que puedan causar las tomas excesivas, debido al desarrollo abdominal y al peso de los fetos. Una hembra gestante, aumentara su peso en un 15-20%, aunque en el caso de camadas grandes (de 6 a 8 fetos y mas) el aumento de peso puede llegar al 40%, así, la ingestión habitual en fase de pre-gestacion habrá que llegar a multiplicarla por dos y hasta 2,5 en caso de camadas muy grandes

Hay que tomar buena nota...

...del hecho de que para que se produzca un correcto desarrollo musculoesquelético del cachorro, deben propiciarse tres factores fundamentales:

  1. Acceso a una dieta equilibrada, que aporte todos los nutrientes necesarios y en las proporciones y cantidades adecuadas a las necesidades de cada individuo en función de su edad, sexo, talla, hábitat y nivel de actividad.
  2. Disfrute de sol al aire libre, para beneficiarse suficientemente de los rayos ultravioletas, imprescindibles para que se produzca la correcta síntesis de la vitamina D; desgraciadamente son muchos los cachorros y los individuos jóvenes que por vivir en pisos y pertenecer a familias que disponen de poco tiempo libre, apenas pasean por la calle unos pocos minutos a primeras horas de la mañana o al atardecer y no se benefician por tanto del sol. Esto es causa de problemas sobretodo en animales de razas grandes y gigantes.
  3. Práctica de un ejercicio racional; por racional se entiende aquel que no extenúa al animal, dado que aún cuando en apariencia un perro pueda estar perfectamente desarrollado a los pocos meses, lo cierto es que cuando hablamos de razas grandes y gigantes el total ahormamiento del esqueleto no tiene lugar al mismo tiempo que termina el crecimiento en altura, sino que habrán de pasar entre seis meses y hasta dieciocho para que realmente el desarrollo musculoesquelético llegue a su fin.

PRINCIPALES TRASTORNOS OSEOS, CONSECUENCIA DE DEFECTOS EN LA NUTRICIÓN DE LOS CACHORROS

OBESIDAD JUVENIL

Que implica un considerable aumento de las células grasas, lo que predispondrá al animal a padecer esta enfermedad en etapas futuras. El exceso de peso en el cachorro está también directamente relacionado con el desarrollo de todo el elenco de patologías que se describen a continuación y puede también relacionarse con otras como la diabetes, por ejemplo.

DISPLASIA DE CADERA (DC)

Independientemente de que exista una predisposición genética en ciertas familias y razas caninas, lo cierto es que intervienen otros muchos factores en su aparición como pueden ser traumatismos, exceso de ejercicio durante la fase de desarrollo, el estrés medioambiental, la carencia de vitamina C y los posibles defectos (por exceso o defecto) en la nutrición, así como la suplementación inadecuada de la dieta. Y aún cuando haya expertos que sostengan todavía hoy que todos estos factores no atribuibles a la genética propiamente dicha, no tengan una incidencia directa en la aparición de la DC, muchos otros advierten de que efectivamente hay una correlación entre todos y cada uno de ellos y la manifestación de la DC, aunque solo sea porque hagan posible que un animal genéticamente predispuesto a sufrirla llegue a padecerla como consecuencia del mal manejo que se ha hecho del mismo durante la etapa de crecimiento.

Cachorros jóvenes en los que se aprecie un grado leve o medio de DC, pueden llegar a recuperarse muy satisfactoriamente e incluso hasta la total remisión  de la sintomatología si se toman las necesarias medidas tras el diagnostico precoz y se controla a la baja el peso, la calidad y cantidad del ejercicio que realiza y se mejora y adecua la dieta que recibe el individuo afectado.

Hoy se sabe perfectamente que el aporte excesivo de calcio está directamente relacionado con la aparición de la DC.

OSTEOCONDRITIS DISECANTE (OCD)

También llamada osteocondrosis, afecta especialmente a los cartílagos de las articulaciones aunque pueda afectar igualmente, en ocasiones, a esos otros cartílagos de las denominadas placas de crecimiento. Habitualmente cursa con la inflamación del hueso y del cartílago afectados –la denominada osteocondritis- aunque en ocasiones curse sin que aparezca inflamación –es entonces cuando toma el nombre de osteocondrosis; en todo caso, se caracteriza por que una o más piezas del cartílago articular se desprenden de la principal y al unirse con alguna otra pieza de hueso subyacente acaban por formar un cuerpo extraño que queda suelto por la articulación, impidiendo su adecuado funcionamiento. En ocasiones el cuadro va acompañado de una necrosis ósea.

Esta afección suele retrasar el crecimiento óseo y acaba por causar distorsiones y desviaciones en los miembros; una de las más vistas es el llamado valgus de la carpa y aunque no es la única, se cuenta entre las más frecuentes en las razas gigantes.

En la mayoría de los casos las lesiones suelen producirse en la región del codo y de ahí que suela asociarse la OFC con la llamada DISPLASIA DE CODO, si bien ocasionalmente se produzca también en el cóndilo femoral y en la cara medial del hueso tarso de la tibia.

Hoy se sabe con certeza que el aporte excesivo de calcio está directamente relacionado con la aparición de la OCD.

RAQUITISMO

Aparece siempre y cuando las placas de crecimiento, como consecuencia de la desmineralización de las células que conforman los cartílagos, se vuelven más gruesas y débiles de lo normal.; cuando esta desmineralización es muy exagerada, produce desviaciones de los huesos y fracturas recidivantes, en uno o más miembros y en la propia columna vertebral.

El raquitismo suele estar producido por un desequilibrio en el aporte de minerales (especialmente en la relación calcio:fósforo y vitamina D). Hoy sabemos que durante el crecimiento de los cachorros, la cantidad mínima diaria ingerida de vitamina D deberá ser de 20i.u./kg de peso vivo, mientras que la relación calcio:fósforo deberá ser de 1:2-1:4. Por eso resulta tan peligroso administrar calcio en grandes cantidades sin el imprescindible control veterinario. También puede estar causado por falta de sol, lo que contribuye a una escasa o nula síntesis de la vitamina D.

Hay dos estados evolutivos bien distintos entre sí:

  1. Estado de prerraquitismo; que produce alteraciones digestivas apatía, hipotonía muscular, relajación de los músculos abdominales, pelo lanoso y tierno, aumento de uniones costo-condrales y deformación de la metáfisis de los huesos largos.
  2. Estado de raquitismo verdadero, en el que además de los síntomas ya descritos, se produce un retraso en el crecimiento con la incurvación de los huesos largos, aplastamiento del esternón que puede aparecer hundido en la cavidad torácica, deformación de los huesos del cráneo, ensillamiento del raquis, erupción anormal de dientes permanentes, retraso de la calcificación de los cartílagos articulares y prantigradía o “pie de liebre”, producida por una laxitud de los ligamentos metacarpianos.

Para tratar el raquitismo se hace siempre necesario corregir la dieta y en los casos benignos la curación se produce al cabo de unos seis meses de tratamiento; sin embargo en los casos más graves, pueden persistir deformaciones óseas de por vida.

OSTEOPOROSIS JUVENIL

También conocida con el nombre de hiperparatiroidismo nutricional secundario o paperbone  disease (enfermedad de los huesos de papel)  es como su propio nombre indica el resultado de la hipersecreción de la hormona paratiroidea, resultante de la carencia en los niveles de calcio y fósforo en la dieta del cachorro; cuando esto ocurre, el organismo intenta sacar de otra parte, por decirlo coloquialmente, los minerales que necesita para poder así mantener el adecuado nivel de calcio en sangre y ¿de dónde los roba?, pues... de los huesos, que de alguna manera actúan como despensa de emergencia. Claro que si el aporte es deficiente, los huesos no son capaces de recuperar a través de una adecuada dieta las cantidades que necesitan y es entonces cuando se produce el problema. Esta forma de osteoporosis, como su nombre indica, se traduce en un debilitamiento progresivo de los huesos, que se tuercen y se fracturan irremediablemente.

OSTEODISTROFIA HIPERTRÓFICA

También conocida con el nombre de escorbuto del esqueleto puesto que en el pasado se asoció a una carencia de vitamina C en el organismo, es una condición que casi siempre está inducida por una suplementación errónea de   ciertas vitaminas y minerales. Es más habitual en perros de talla grande y gigante y se manifiesta mediante la aparición de fiebres altas, dificultad manifiesta para realizar ejercicio y moverse con soltura, mucho dolor, situación de letargia, e incluso hinchazón en las articulaciones y los miembros junto con una cojera que aparece y desaparece a lo largo de varios días. La condición tiene carácter recidivante o lo que es lo mismo, reaparece al cabo de un tiempo, cuando ya parecía curada.

PANOSTEITIS

También conocida con el nombre de panosteitis eosinofílica, osteomielities juvenil y enóstosis, es una enfermedad de causas desconocidas, que cursa con cojeras intermitentes en una misma extremidad o en varias, que causa gran dolor a la palpación y que suelen aparecer de forma brusca y sin que medie una causa traumática.

La lesión es difícil de diagnosticar al principio y al final, pero en la fase intermedia la imagen radiográfica suele ser muy típica, presentando imágenes densas en nubes (esclerosis ósea) en la zona medular del hueso afectado. En la fase de resolución, la densidad y el tamaño de las áreas escleróticas va disminuyendo paulatinamente hasta desaparecer del todo, aunque pueden incluso persistir varios meses tras la desaparición de la cojera.

En ocasiones el dolor aparece mucho antes de que pueda ser visible la lesión por RX y ni la severidad de  las cojeras ni la importancia del dolor están relacionadas directamente con la amplitud de las lesiones propiamente dichas.

Es más frecuente en machos que en hembras, en una proporción de 4 a 1 y suelen producirse entre los 5 y los 11 meses, aunque a veces se prolongan hasta los 18 meses. La enfermedad no tiene tratamiento específico, pero en los casos agudos se recomienda la administración de ácido acetilsalicílico para aminorar el dolor; en cualquier caso se resuelve sola antes de los 18 meses de edad. Es una enfermedad muy habitual en los machos de Pastor Alemán y Bóxer. Estudios recientes apuntan a que la suplementación con calcio puede estar en el origen de este problema.

Manual de Nutricion Canina, Nota previa, Castro-Castalia Bullmastiffs Nota Previa La Autora, Christina de Lima-Netto Agradecimientos Introduccion Lobo con Piel de Cordero Funcionamiento Aparato Digestivo ¿Como se que esta Sano? A Cada Edad un Tipo de Alimento Obesidad, Enemigo Mortal Cuando el Pancreas no Funciona La Torsion de Estomago ¿Que Come Nuestro Perro? Para que Sirven las Proteinas Para que Sirven los Hidratos de Carbono Para que Sirven los Lipidos Para que Sirven las Encimas Para que Sirven las Vitaminas Para que Sirven los Minerales Para que Sirve la Fibra Para que Sirve el Agua Natural o Artificial Alimentacion Casera Alimentacion Comercial Interpretar Etiquetas Pienso Aditivos, No Gracias Vacas Locas Alimentacion y Sistema Inmune Alergias Alimentarias DIeta y Cancer Decalogo Dieta Sana Conclusiones Bilbiografia Las Ventajas del Ayuno Necesidades Nutricionales ¿Conozco a mi Perro?

(Texto original, escrito por Christina de Lima-Netto y/o Federico Baudin específicamente para esta página Web y protegido con Copyright. No puede ser reproducido ni total ni parcialmente por ningún medio, sin el expreso consentimiento de Castro-Castalia por escrito)

Mapa de la Web, Castro-Castalia Bullmastiffs