Castro-Castalia Bullmastiffs

¿Conozco bien a mi perro y sus necesidades?, Castro-Castalia Bullmastiffs
Cachorros Bullmastiff
Contactar correo
Cargando Busqueda de la Web

¿Conozco bien a mi perro y sus necesidades?, Castro-Castalia Bullmastiffs

¿Conozco bien a mi perro y sus necesidades?, Castro-Castalia Bullmastiffs  

Mini y Gorda de Castro-Castalia

Las necesidades del perro, al igual que las nuestras, varían en función de la edad, del hábitat y de las condiciones medioambientales y también dependen en gran medida de la cantidad y calidad del ejercicio de practica y de las demás actividades diarias a las que se ve sometido.

En la etapa de cachorro, que lógicamente comienza con el nacimiento y se prolonga hasta cumplidos los seis meses, el año o incluso hasta los dieciocho o veinticuatro meses, dependiendo de que se trate de un individuo de talla toy, mediana, grande o gigante, es una etapa bien compleja, en la que el individuo tiene que comenzar por identificarse como especie, luego identificarse a sí mismo y posteriormente identificarse dentro del medio que le rodea y finalmente hacerlo con el resto de sus congéneres. Coincide además con el momento en que se produce gran parte de su crecimiento físico, de su desarrollo cognitivo, social y sexual y por lo tanto es indispensable que reciba una alimentación perfectamente adecuada a esas necesidades y no sólo eso, sino que también deben de atenderse otros aspectos como son el bienestar físico y psíquico, la higiene y la educación, dado que todo ello tendrá consecuencias importantes para el resto de su vida.

No hay que olvidar, durante esta etapa tan importante y que será la que marque el carácter, el talante, la capacidad física y sexual del joven animal e incluso su longevidad, efectuar controles veterinarios como mínimo mensuales, para anticiparse a cualquier posible complicación que pudiera derivarse de un problema en el desarrollo. Y no solo eso sino que, como veremos luego, hay que prestar especial atención a su alimentación, para adecuar su nutrición a sus necesidades específicas acordes con el peso, la talla, la actividad diaria y el entorno. Asimismo habrá que controlar el número de horas diarias que se dedican al ejercicio y la calidad de este, dado que está demostrado que muchos de los problemas musculoesqueléticos del adulto, son casi siempre consecuencia de un manejo inadecuado del cachorro en lo que se refiere a la dieta y a la práctica de ejercicio.

La etapa adulta les llega a los perros a distintas edades, dependiendo como hemos visto de su talla, y si un Yorkshire Terrier se puede considerar como tal con apenas seis u ocho meses, un Gran Danés o un Mastiff no alcanzan la etapa adulta hasta bien entrados los veinticuatro e incluso treinta meses de edad, considerándose como etapa de transición o juvenil aquella que abarca el tiempo comprendido entre los doce meses y los 24-30 meses. Esto explica que muchos individuos de las llamadas razas gigantes presenten un comportamiento y una actitud bastante indefinida, inmadura e incluso a veces sorprendente y poco firme en según qué circunstancias.

Pero hay que saber desligar lo que es la culminación del proceso de crecimiento y la llegada a la etapa adulta, del momento en que se alcanza la madurez sexual, que en las hembras se traduce en la aparición del primer celo y en los machos en la producción del primer semen de calidad. Y ello porque si bien es muy frecuente que la gran mayoría de las perras presenten su primer estro alrededor de los seis-ocho o diez meses de edad, y los machos sean capaces de fertilizar los óvulos femeninos con apenas seis o siete meses, a veces incluso menos edad, esto no quiere decir que estén siquiera mínimamente preparados para ni los unos ni los otros para asumir las tareas maternas ni tampoco para convertirse en sementales que hayan de ser empleados como tal de forma habitual a tan cortas edades.

Y es que está perfectamente consensuado por los expertos veterinarios y criadores que ninguna hembra deberá reproducir, parir y criar a su primera camada antes de los catorce meses, ni tampoco más de una al año, como tampoco los machos deberán ejercer de sementales antes de los diez o doce meses y aún así, superada esta edad, no deberían hacerlo más de dos o tres veces al mes y solo excepcionalmente, individuos que ya hayan alcanzado la etapa adulta, podrían llegar a copular un máximo de dos o tres veces por semana.

Una vez alcanzada la etapa adulta, lo cierto es que los perros terminan su fase de crecimiento y desarrollo y entran en otra de mantenimiento que se prolonga hasta los seis o siete años, dependiendo de las razas, cuando nuevamente se produce una etapa de transición, esta vez hacia la senescencia. La etapa adulta suele ser una de gran estabilidad en todos los sentidos, pues el animal está ya perfectamente maduro y no suelen presentarse oscilaciones de ningún tipo, sobretodo si las condiciones de vida son en general adecuadas. Uno o dos chequeos de salud anuales suelen ser suficientes para mantener todo bajo control, salvo que acontecimientos puntuales aconsejen lo contrario.

Luego, e independientemente de la condición física en que cada animal alcance los seis o siete años de edad, hemos de considerarle como llegado a la “edad de oro” a partir de ese momento; esto significa ir adecuando poco a poco su dieta a la nueva situación y también y por supuesto, volver a extremar las precauciones en relación con todo lo que tiene que ver con su salud, su manejo, etc., pues según el animal vaya cumpliendo años, también su estabilidad física y psíquica se irá deteriorando paulatinamente.

¿Sabía usted que...?

La normativa vigente que regula la crianza canina en todos los países federados en la FCI, Fédèration Cynologique Internationale, promulga como edad mínima permitida para los cruces, la de 12 meses para las hembras y 10 meses para los machos (el día de la monta) y como edad máxima la de 9 años para las hembras y la de 10 años para los machos (también el día de la monta).

No obstante, en el caso de hembras de razas gigantes, se considera de vital importancia que la primera camada no nazca antes de los 20-24 meses para evitar alterar e incluso interrumpir el correcto desarrollo de las perras.

 MUY IMPORTANTE:

La calidad de vida del perro resulta determinante para su longevidad; por eso es tan importante que sea convenientemente alimentado con una dieta apropiada en función de su sexo, edad, peso y circunstancias, viva protegido de la intemperie, tenga oportunidad de ejercitarse físicamente a diario y, también, reciba continuas muestras de afecto por parte de su familia humana.

¿Qué es... el proceso de envejecimiento?

La merma en el funcionamiento del metabolismo, que por sí sola implica una mayor necesidad de sueño, una mayor intolerancia hacia los cambios de temperatura, un mayor cansancio después de practicar cualquier ejercicio, una menor capacidad inmunológica y, también, una menor capacidad para  el correcto aprovechamiento de los nutrientes presentes en su dieta, y una digestión más lenta y difícil.

¿Sabía usted que...?

Un cachorro ve incrementado su peso al nacer entre 15 y 60 veces en el plazo de seis meses, dependiendo de la raza a la que pertenece y que, al cumplir el año de edad, su peso se habrá multiplicado entre 60 y 120 veces.

Manual de Nutricion Canina, Nota previa, Castro-Castalia Bullmastiffs Nota Previa La Autora, Christina de Lima-Netto Agradecimientos Introduccion Lobo con Piel de Cordero Funcionamiento Aparato Digestivo ¿Como se que esta Sano? A Cada Edad un Tipo de Alimento Obesidad, Enemigo Mortal Cuando el Pancreas no Funciona La Torsion de Estomago ¿Que Come Nuestro Perro? Para que Sirven las Proteinas Para que Sirven los Hidratos de Carbono Para que Sirven los Lipidos Para que Sirven las Encimas Para que Sirven las Vitaminas Para que Sirven los Minerales Para que Sirve la Fibra Para que Sirve el Agua Natural o Artificial Alimentacion Casera Alimentacion Comercial Interpretar Etiquetas Pienso Aditivos, No Gracias Vacas Locas Alimentacion y Sistema Inmune Alergias Alimentarias DIeta y Cancer Decalogo Dieta Sana Conclusiones Bilbiografia Las Ventajas del Ayuno Necesidades Nutricionales ¿Conozco a mi Perro?

(Texto original, escrito por Christina de Lima-Netto y/o Federico Baudin específicamente para esta página Web y protegido con Copyright. No puede ser reproducido ni total ni parcialmente por ningún medio, sin el expreso consentimiento de Castro-Castalia por escrito)

Mapa de la Web, Castro-Castalia Bullmastiffs