Castro-Castalia Bullmastiffs

Pros y contras de la alimentación casera, Castro-Castalia Bullmastiffs
Cachorros Bullmastiff
Contactar correo
Cargando Busqueda de la Web

Pros y contras de la alimentación casera, Castro-Castalia Bullmastiffs

castro-castalia

Algunos expertos afirman que el noventa por ciento de las patologías caninas están directamente relacionadas con una nutrición deficiente.  Ya hemos visto que, efectivamente, en los últimos cincuenta años parecen haberse multiplicado los problemas de salud en los perros, y no solo porque se diagnostican muchas enfermedades de las que antes apenas se había oído hablar sino y sobretodo porque aparecen más temprano, en animales relativamente jóvenes de apenas cuatro o cinco años de edad, que no han alcanzado todavía la etapa senescente. Los perros de hoy no parecen estar del todo bien, ni física ni emocionalmente y los problemas del sistema inmune, los defectos genéticos y las enfermedades crónicas están al orden del día.

Por eso son cada vez más los propietarios y los criadores que se están sumando a las nuevas teorías que abogan por el uso de alimentos frescos y naturales con los que nutrir a sus perros; hay una corriente, casi una revolución, sobretodo en los Estados Unidos y en Canadá, y también en Australia, que está incorporando cada vez más adeptos a una forma de nutrición mucho más cercana a la que es connatural al cánido salvaje y que debiera serlo también al perro doméstico.

En pocos años las estantes de las librerías se han visto inundadas con cientos de nuevas obras que abogan por la alimentación a base de productos cárnicos frescos, de huesos, de verduras y hasta de frutas. En casi todos los casos los autores recomiendan que además de emplear alimentos naturales, en crudo o levemente cocinados al vapor, se suplemente la dieta con distintos tipos de vitaminas y minerales, de algas y de otros productos de lo más variados y variopintos.

Y, realmente, si nos paramos a pensar en lo que ya hemos visto al principio, de cómo se alimentan los primos salvajes de nuestras mascotas peludas, no parece que vayan tan desencaminadas estas teorías de volver a una alimentación más natural y más racional.

¿Dónde está entonces el problema? Indudablemente a todos se nos ocurren varias respuestas. Por un lado, la falta de tiempo para ponerse a preparar, a diario, unas dietas adecuadas y equilibradas, variadas, sabrosas y nutritivas para nuestros perros, cuando la mayoría de nosotros ni siquiera tiene tiempo para cocinar para sí mismo algo especialmente delicioso y atractivo. De otra parte, la falta de conocimiento específico de la materia,  que propicie el hacerlo y hacerlo bien. También, el temor a que ciertos productos frescos (sobretodo carnes y vísceras), si ingeridos crudos, pudieran significar que los animales se infesten de parásitos intestinales.  La lista de dudas es realmente interminable...

Claro que los autores de muchos de esos libros nuevos, comparten con sus lectores y seguidores una buena cantidad de recetas, explicando por qué se debe utilizar tal o cual ingrediente y por qué ese otro no, indicando incluso las cantidades aproximadas recomendadas según la talla, el peso y la edad de los perros, etc., etc.; es decir que puestos a buscar sugerencias sobre dietas y respuesta a nuestras inquietudes, indudablemente las vamos a encontrar. Y más de una... y ahí radica otro de los problemas. Que son varias las teorías disponibles, que cada maestrillo parece tener su librillo y que, así las cosas, si nos ponemos a leer no uno sino varios de los libros disponibles, acabamos con las ideas todavía más confusas, porque entre unos y otros existen muchas disparidades de criterio y son incluso, demasiadas veces, contradictorios.

De lo que no hay duda es de que casi cualquier perro acostumbrado  durante años a una alimentación monótona, que sale de un saco o de una lata, cuando finalmente acepta y se acostumbra a comer alimentos frescos (algunos los aceptan desde el primer momento, pero otros no tanto y pueden ser incluso bastante reticentes al menos en primera instancia), se ve más vigoroso, más activo, más saludable en muy poco tiempo. El cambio a mejor es radical y sobretodo muy rápido e incluso esos perros que ya parecían estar sanos, se ven todavía más sanos, más esplendorosos, más relucientes. E irradian una nueva vitalidad que asombra a todos.

Los fabricantes de piensos, una industria que mueve miles de millones en todo el Mundo, advierten de las posibles carencias que una alimentación natural puede tener para el animal, y es lógico que lo hagan, porque indudablemente tendrían mucho que perder si de la noche a la mañana aumentaran significativamente los detractores de la alimentación preparada y, como consecuencia de ello, su negocio se viniera abajo. Y es cierto que si al perro se le alimenta exclusivamente con cuatro ingredientes, siempre los mismos, pueden generarse ciertas carencias nutricionales. Pero no lo es menos que, alimentados con pienso, también acaban por presentar esas y otras carencias.

Quizás por ello la respuesta esté en el término medio; en conseguir un equilibrio justo entre la dieta comercial y los aportes suplementarios a base de alimentos frescos, aportados de forma regular.

¿Sabía usted que...?

Los perros tienen cuatro tipos de papilas gustativas:

  • Las más abundantes de entre ellas, son sensibles a los azúcares y mediante estas distinguen los sabores dulces
  • Las segundas más abundantes son sensibles a los ácidos
  • Las terceras son sensible a los nucleótidos y a partir de estas distinguen los distintos sabores de las carnes
  • Finalmente un cuarto grupo (más escaso) es capaz de distinguir los sabores dulces, pero más específicamente los procedentes de las frutas (fructosa).

Sorprende constatar que no haya ningún grupo de papilas específicas para detectar los sabores salados, pero ello puede deberse casi con certeza al hecho de que, en estado salvaje, reciben el necesario aporte de sodio a través de la carne que consumen y no tienen pues que procurar sal en ninguna otra fuente alimenticia.

LOS PROS DE LA COMIDA CASERA

  • Mejora de la calidad de vida, vitalidad, salud en términos generales y longevidad
  • Mejora del sistema inmunológico
  • Posibilidad de adecuar la dieta de forma individualizada y acorde a las necesidades de cada animal, en función de su sexo, talla, edad, raza y características especificas
  • Significativa reducción en la cantidad de agua ingerida, dado que gran parte de la que necesita la aportan directamente los ingredientes frescos
  • De ello se deduce que disminuye drásticamente el riesgo de torsión de estómago
  • Mucho mayor digestibilidad
  • Y por tanto, disminución de las heces
  • Ralentización del crecimiento en cachorros, de lo que se derivan importantes ventajas al disminuir el riesgo de padecer ciertos problemas musculoesqueléticos derivados del crecimiento rápido
  • Desaparición casi total del riesgo de padecer cierto tipo de alergias alimentarias directamente relacionadas con los aditivos empleados en los piensos comerciales

CONTRAS DE LA COMIDA CASERA

  • Mayor dedicación, al ser necesario prepararla a diario, cada dos días o cada semana, en cantidades más o menos elevadas dependiendo del perro o perros que conviven en el hogar.
  • Necesidad de tener disponibles los distintos ingredientes que componen la dieta, en condiciones de frescor y óptima conservación
  • Si se opta por elaborar las raciones para toda la semana, quince días o mes completo, será necesario congelarlas y hacerlo en condiciones óptimas para no alterar sus cualidades nutricionales
  • Si se emplean productos congelados, saber manejarlos para no romper la cadena de frío
  • Disponer de un arcón congelador específico para este fin
  • Tener un conocimiento suficiente sobre los distintos componentes que intervienen en la dieta casera, para combinarlos adecuadamente y así nutrir correctamente al animal
  • En su caso será necesario administrar al animal una serie de suplementos dietéticos que no siempre son asequibles al bolsillo, ni fáciles de encontrar

LA DIETA NATURAL PARA PERROS UN EJEMPLO PRÁCTICO

Carne Debe constituir tres quintas partes del menú diario.

Cruda y picada de pollo, pavo, cordero, ternera, vaca buey (pero no cerdo ni conejo); también sirven las vísceras especialmente corazón, lengua, callos, hígado, riñones, mollejas y glándula del timo.
Una o dos veces por semana puede sustituirse la carne por pescados azules frescos o enlatados, conservados en aceite de oliva (bien sean sardinas, como atún, bonito, caballa, etc.)
           
Hortalizas Crudas y muy picadas deberían constituir una quinta parte del menú diario.

Especialmente zanahorias, bróculi, la mayoría de las verduras de hoja oscura, espárragos blancos y verdes frescos, guisantes, remolacha, coles de Bruselas, coliflor, repollo, lombarda, berza, apio, col rizada, lentejas, calabaza, brotes de alfalfa, y de soja, calabacines, batata dulce, nabos, etc. (pero no lechuga, ni pepino, ni espinacas, ni rábano).
Tomates, patatas, pimientos y berenjenas están desaconsejados en perros que padezcan cualquier síntoma de artritis, procesos respiratorios o cualquier otra condición inflamatoria o que afecte a las mucosas y también si están altamente parasitados tanto interna como externamente; pero si no es así, también pueden añadirse de forma esporádica a la dieta.
Los ajos son excelentes y sería conveniente que todos los perros tomaran 1-2 dientes de ajo al día, en función de su peso.
Las cebollas están sin embargo contraindicadas en la mayoría de los casos por lo que no se recomiendan.

Frutas Pueden alternarse con las hortalizas

Para una mayor variedad y sobretodo por la comodidad del propietario y de lo que tenga más a mano cada día en su cesta de la compra.
No obstante es importante tener en cuenta que dado que se digieren en poco mas de 20-30 minutos es esencial          que las frutas no se den al mismo tiempo que cualesquiera otros ingredientes de la dieta diaria, para evitar causar problemas gástricos. Deberán pues darse siempre por separado, con excepción de manzanas y aguacates, que sí pueden mezclarse con el resto de los alimentos sin problemas.
Manzanas, aguacates, naranjas, limones, limas, mandarinas, pomelos, melones, melocotones, nectarinas, albaricoques, uvas y plátanos.
Los frutos secos más habituales (nueces, avellanas, piñones, almendras) son también excelentes.

Cereales* Pueden constituir una quinta parte de la dieta

Pero no a diario, sino alternándolos con huevos y derivados lácteos (ver más abajo)
Personalmente me decanto por el arroz integral, casi exclusivamente y siempre muy bien cocido para  facilitar su digestión. Otras alternativas puede ser el cous-cous y la quinoa.

Huevos Pueden constituir una quinta parte de la dieta

Siempre alternándolos con los cereales y los derivados lácteos, de tal manera que a la semana el perro pequeño no consuma mas de un huevo, el mediano dos y el de talla grande/gigante un máximo de tres. Siempre cocidos (durante 4-5 minutos), CON SU cáscara, que deberá ser triturada hasta reducirla a un polvo denso.

Derivados lácteos: Pueden constituir una quinta parte de la dieta

Siempre alternándolos con los huevos y los cereales. La leche de vaca no es recomendable pues causa problemas digestivos (recordemos que en estado salvaje los perros sólo beben leche durante la lactancia!).
Sin embargo una excelente opción es la leche kefirada, el yoghurt natural con lactobacilos, el queso blando, el queso "Cottage" y la cuajada natural.

Aceites: A diario

Un chorrito de aceite de oliva, a diario y otra de aceite de hígado de bacalao (esporádicamente) mezclado con el alimento es una excelente fuente de grasa vegetal de la mejor calidad, lo mismo que una nuez de mantequilla fresca (a diario) en sustitución del aceite de oliva.
La  cantidad debe ser igual a una cucharada de café para perros pequeños, de té para perros medianos,  media cucharada de sopa para perros grandes y una cucharada de sopa para perros gigantes.

Suplementos:

A todo lo anterior habría que añadir uno o más de los siguientes  suplementos, teniendo en cuenta que incluso la comida fresca y cruda de hoy día (debido al uso y abuso de insecticidas, pesticidas, etc.) no es todo lo "natural" que se quisiera.

Vitaminas C y E (hidrosolubles), aptas para el consumo humano, en cantidad igual a la dosis recomendada para niños o adultos, dependiendo de la talla
Complejo Vit B
Algas marinas
Enzimas digestivas
MSM

Importante:
Hay que tener en cuenta que el perro que es alimentado con una dieta natural de estas características, consumirá una muchísimo menor cantidad de agua fresca al día, por lo que la producción de orina se reducirá significativamente al igual que sus heces,  dado que asimilará gran parte de lo que consume!
En cuanto a las cantidades, realmente lo esencial es comprobar a lo largo de varios días, el aspecto externo del animal e irlas ajustando poco a poco de manera que no esté excesivamente delgado ni tampoco gordo (las costillas deben poder palparse pero no verse a simple vista al igual que ocurre con las vértebras).
El cambio de una dieta a base de alimentos comerciales a otra como esta, totalmente natural, debe realizarse muy poco a poco, para acostumbrar al animal a los nuevos sabores.
Es esencial tener en cuenta que los alimentos frescos no deben ser administrados a la par que el pienso o la comida de lata, sino siempre por separado y en tomas distintas.

Una Web muy interesante para alimentar naturalmente a tu perro www.saintlaurent.es, sirven comida cruda congelada

_________________________________
*NOTA: la mayoría de los nutrólogos especialistas en animales de compañía están de acuerdo en que los cereales no son necesarios en la dieta de los perros; por tanto se sugiere su uso solo en aquellos casos  de animales especialmente hambrones o que padecen de estreñimiento, por su mayor contenido en fibra. En los demás casos, la dieta puede hacerse sin utilizar cereales, sin el más mínimo problema

Manual de Nutricion Canina, Nota previa, Castro-Castalia Bullmastiffs Nota Previa La Autora, Christina de Lima-Netto Agradecimientos Introduccion Lobo con Piel de Cordero Funcionamiento Aparato Digestivo ¿Como se que esta Sano? A Cada Edad un Tipo de Alimento Obesidad, Enemigo Mortal Cuando el Pancreas no Funciona La Torsion de Estomago ¿Que Come Nuestro Perro? Para que Sirven las Proteinas Para que Sirven los Hidratos de Carbono Para que Sirven los Lipidos Para que Sirven las Encimas Para que Sirven las Vitaminas Para que Sirven los Minerales Para que Sirve la Fibra Para que Sirve el Agua Natural o Artificial Alimentacion Casera Alimentacion Comercial Interpretar Etiquetas Pienso Aditivos, No Gracias Vacas Locas Alimentacion y Sistema Inmune Alergias Alimentarias DIeta y Cancer Decalogo Dieta Sana Conclusiones Bilbiografia Las Ventajas del Ayuno Necesidades Nutricionales ¿Conozco a mi Perro?

(Texto original, escrito por Christina de Lima-Netto y/o Federico Baudin específicamente para esta página Web y protegido con Copyright. No puede ser reproducido ni total ni parcialmente por ningún medio, sin el expreso consentimiento de Castro-Castalia por escrito)

Mapa de la Web, Castro-Castalia Bullmastiffs