Castro-Castalia Bullmastiffs

Alergias alimentarias
Cachorros Bullmastiff
Contactar correo
Cargando Busqueda de la Web

MANUAL DE NUTRICIÓN CANINA

Chris y Xerxes de Castro-Castalia Bullmastiffs

 

Es innegable que en los últimos años se está produciendo un cada vez mayor número de consultas al Veterinario, relacionadas con cuadros alérgicos. Son muchos los perros que por distintas causas, un buen día comienzan a rascarse y... ya no paran. Y de hecho, siempre que uno de nuestros peludos se rasque a menudo, sin que existan  lesiones específicas en la piel, del tipo que sean, hay que sospechar que padece una dermatitis atópica , también llamada atopía, que es el nombre que se le da a la inflamación de la piel  de origen genético, que hace que el perro sea sensible a todo tipo de proteínas estimulantes, denominadas alérgenos como por ejemplo los distintos tipos de polen, de ácaros, de mohos, de hierbas y semillas, etc. Alérgenos que en el caso de perros no alérgicos no causan ningún tipo de reacción ni de problema pero que antes o después acaban causándolos en aquellos que se han  ido sensibilizando con el tiempo.

Demasiadas veces todavía hoy, se confunde la dermatitis atópica con las alergias alimentarias e incluso con esas otras que están producidas por pulgas y otros ácaros.

Es pues conveniente que hagamos aquí una mención de lo que son las alergias alimentarias y qué las produce, máxime porque cada vez son más frecuentes y está consensuado que ahora mismo pueden estar afectando ya a más del 15% de la población canina del primer mundo. Una cifra importante, si tenemos en cuenta, además, que parece ir paulatinamente en aumento, por lo que, tal y como están las cosas, no sería de extrañar que a lo largo de los próximos años y décadas llegara a convertirse en uno de los nuevos males del siglo XXI en lo que atañe a la salud de nuestras mascotas.

Cabe sospechar que un perro sufra una alergia alimentaria siempre que padezca de picores severos y se rasque profusamente durante un largo plazo de tiempo y sin que los síntomas estén asociados con la estacionalidad, es decir, por ejemplo con la época primaveral cuando el polen hace estragos entre la población alérgica (humana o no), o con la época veraniega, cuando las pulgas y otros ácaros están haciendo su agosto particular...

En la mayoría de los casos las alergias como que aparecen de repente, entre los 12 meses y los tres años, de acuerdo con la literatura veterinaria al uso; pero lo que realmente ocurre es que  las alergias comienzan a lanzar los primeros avisos entre un año y tres años después de que el anima se haya empezado a ver confrontado con los alérgenos a los que es sensible y a los que, con exposición continuada y permanente, se va hipersensibilizando cada vez mas.

Otros, menos sensibles o con un sistema inmune más fuerte, solo muestran los primeros síntomas de alergia a edad más avanzada, es decir cuando se enfrentan a la etapa senescente, que coincide con el momento en que su metabolismo se debilita y con él también sus propias defensas.

Esto explica que muchos propietarios, cuando se ven confrontados con el diagnóstico que determina, por eliminación de otros factores, que sus perros son alérgicos a la comida con la que han estado siendo alimentados durante años, no se lo acaben de creer; es incluso frecuente que se molesten y contesten diciendo que “eso es imposible” porque el animal está siendo alimentado con un pienso premium, carísimo, de la mejor calidad, e incluso que “se lo come todo de un tirón porque le encanta”. Los hay incluso que, para tratar de demostrarse a sí mismos y al veterinario que el diagnóstico era erróneo, le cambian al animal de comida, constatando quizás una leve mejoría durante un corto plazo de tiempo y luego una recaída que no hace más que empeorar la situación.  Y muchos otros, aconsejados por la publicidad y el marketing, por el propio profesional que atiende a su perro, o por los amigos, los vecinos o el criador de su animal, deciden probar a darle un pienso hipoalergénico, especialmente formulado a base de cordero y arroz (el típico lamb & rice), para acabar dándose de bruces con una desagradable realidad... que no hay una mejoría sustancial y, en el peor de los casos, lo que sí hay es un deterioro.

¿Qué quiere decir esto?  Pues, por ejemplo, que el animal puede ser alérgico a uno, dos o tres o incluso más de los productos que entran en la composición del alimento –y entre los más usuales están la soja, el maíz amarillo, el trigo, la pulpa de remolacha, ciertos subproductos lácteos y la carne de res o de caballo, junto con los huevos y el pollo, por citar sólo los más comúnmente empleados en la fabricación de piensos secos, semi-húmedos y enlatados- y que si, aún cuando se cambie una marca por otra, alguno o algunos de esos productos figuran en la composición del nuevo alimento,  como es lógico, el animal continuará mostrándose sensible a esos que son los que, en su caso, funcionan como verdaderos alérgenos! Así de sencillo. Hay pues que ser capaces de determinar cuáles son esos alimentos sensibilizantes y eliminarlos de la dieta del animal.

Otra causa que justifica que esto ocurra está en el hecho de que muchos animales son sensibles, alérgicos, a una glucoproteína (molécula de la glucosa)  que está presente en los alimentos cocinados y súper-elaborados. Por lo tanto en estos casos lo que se aconseja es cambiar la dieta del animal y pasar a alimentarle con  comidas menos elaboradas e incluso dietas crudas.

Es por ello por lo que, cuando nos vemos confrontados con un animal que sufre de alergia alimentaria, tenemos que hacer un diagnóstico final basado en el empleo de una dieta de eliminación, que permita ir poco a poco desentrañando los secretos, las causas que la originan.

Un dato a tener en cuenta para ser capaces de comprender mejor por qué en los últimos años estamos asistiendo a la proliferación de este tipo de alergias, es que muy probablemente existe una relación directa entre la edad a la que los cachorros son destetados y el tipo de alimento al que se les acostumbra desde ese mismo momento. Al fin y al cabo, la mayoría de las camadas son destetadas alrededor de los 18-21 días y a partir de ese momento se ven confrontadas con la ingesta de toda una serie de productos “extraños”, que hasta hace bien poco no habían hecho parte de su dieta natural, como son ciertos tipos de derivados de carne, o de pescado, o de vegetales o de cereales, junto con todo un elenco de aditivos que por sí mismos no están exentos de culpa, dado que muchos de ellos se sabe que pueden inducir la aparición de un buen número de enfermedades no ya en los animales, sino en las propias personas. Y algunos de entre ellos, incluso, ya están prohibidos para el consumo humano, aunque no para el consumo de nuestros peludos amigos, como ya hemos visto.

No hemos de olvidar que esos cachorros que son pasan de hoy para mañana de la leche materna a la papilla o al pienso comercial, por su corta edad, tienen todavía un sistema inmune y un aparato digestivo (en el que el intestino, como ya sabemos juega un papel fundamental) muy inmaduros; se ven expuestos de la noche a la mañana, a una serie de antígenos –o lo que es lo mismo, sustancias que introducidas en el organismo, dan lugar a reacciones inmunitarias- para los que no están adaptados y, sin que lo queramos ni lo sepamos nosotros, es precisamente en ese momento cuando se desencadena la primera y callada, reacción de rechazo. Reacción que tendrá su culminación uno, tres, cinco o seis o más años después, cuando finalmente aparezcan los primeros síntomas evidentes de alergia alimentaria.

Hasta el día de hoy no se sabe con seguridad cuando empieza en el cachorro la denominada tolerancia oral –la habilidad del sistema inmune de un individuo para ignorar esos alérgenos-, necesaria para todos los seres vivos por cuanto sin ella, los animales serían alérgicos a todo aquello que tomara contacto por vía digestiva con el tracto intestinal. Pero algunos expertos en nutrición canina afirman que esa tolerancia sólo empieza a desarrollarse a partir de las  seis semanas de vida del cachorro y por eso aconsejan que el destete se demore hasta bien entradas las ocho e incluso las diez semanas de edad. Y también por lo que sería interesante evitar exponer a los animales muy jóvenes, a todos los granos que contienen gran cantidad de gluten, dado que el gluten es también causa de frecuentes alergias; atrasar pues el momento en que el cachorro inicie la ingesta de piensos comerciales que contengan cereales (proteína vegetal, mucho más barata que la de origen animal), hasta los dos meses o dos meses y medio, implica que le demos tiempo a que desarrolle óptimos niveles de tolerancia oral.

MUY IMPORTANTE

Los perros alérgicos suelen exhibir, además de los típicos picores en zonas localizadas del cuerpo o en todo el, otras manifestaciones  como son moqueo o lagrimeo continuo, estornudos, tos, respiración dificultosa, infecciones del oído interno, dermatitis húmedas, y en el caso de las alergias alimentarias muy probablemente también vómitos y diarreas ocasionales o continuadas.

¿Sabía usted que...?

Al contrario de lo que promete la publicidad, los piensos a base de cordero no son todo lo  hipoalergénicos como cabría suponer; y ello porque como cualquier otra proteína animal, la del cordero puede también causar alergias, si se abusa de su uso durante largos periodos de tiempo.

Hay que tomar buena nota...

... de que dado que las alergias no son más que una sensibilidad especial ante determinadas sustancias, los alérgenos, que da lugar a reacciones de tipo respiratorio, nervioso o eruptivo, cuando se trate de alergias alimentarias es lógico pensar que el animal desarrolle sensibilidad hacia productos que están en su dieta, pero que no sea alérgico a esos otros con los que nunca se ha tenido que confrontar. Por lo tanto resulta interesante, cuando se diagnostica una alergia de este tipo, cambiar su alimentación hacia esos otros productos que no suelen hacer parte de las fórmulas comerciales, como por ejemplo: carne de conejo,  de pavo, o de venado,  ciertos pescados blancos, gambas y bogavante. 

¿Qué es.... una dieta de eliminación?     

Aquella que pretende averiguar qué alérgenos están en el origen de una alergia alimentaria en el perro. Durante un periodo mínimo de 8 a 12 semanas, el animal es sometido a una dieta específica, de la que no puede apartarse siquiera excepcionalmente; no puede dársele ni un premio, ni un hueso que roer, ni nada que no esté incluido en el plan que el especialista haya diseñado específicamente para él.

Este tipo de dieta es imprescindible para hacer un correcto diagnóstico por cuanto ni los análisis de sangre, ni tampoco las pruebas de piel arrojan respuestas cuando se trata de alergias alimentarias.

MUY IMPORTANTE

La dieta ideal para un perro alimentado con pienso comercial, no sufra alergias alimentarias  será aquella que:

  • Incluya todos los nutrientes esenciales para un óptimo estado de salud,  siempre acordes con su edad, sexo, ritmo de vida y necesidades específicas y siempre en la proporción y cantidad adecuadas.

  • Todos y cada uno de los ingredientes en que se basa el alimento sean fácilmente digestibles y puedan absorberse y aprovecharse totalmente, para sacar el mayor partido a los nutrientes que contienen.

  • Resulte agradable al paladar, para que el animal disfrute con su ingesta.

  • No contenga materiales de relleno  como por ejemplo ciertas fibras y otros subproductos de escasa calidad, que engañan al estómago pero no nutren adecuadamente.

  • ·No contenga colorantes artificiales, ni saborizantes, ni tampoco conservantes químicos ni otro tipo de aditivos.

¿Sabía usted que...?

Los ácidos grasos omega-3 son muy beneficiosos para los animales que desarrollan alergias alimentarias, por cuanto disminuyen significativamente los picores y la inflamación de la piel. Por lo tanto conviene consultar esta posibilidad con el Veterinario y añadirlos a su dieta de forma continuada, en la cantidad que el experto prescriba como más adecuada según la talla del animal, su peso, sexo y necesidades.

PAUTAS PARA UNA CORRECTA DIETA DE ELIMINACIÓN

  1. La dieta de eliminación consiste de 1 parte de proteína de calidad (por ejemplo carne de cordero o de pavo, para aquellos perros que nunca antes hayan ingerido preparados a base de estos; en caso de duda puede emplearse carne de venado o de conejo, dado que estas dos no suelen hacer parte de ningún pienso comercial al uso) y 4 o 5 partes de arroz blanco cocido.

  2. Durante un mínimo de ocho a doce semanas el animal comerá exclusivamente esta dieta, y en ningún caso se le administrará ningún tipo de medicación ni tampoco productos de uso tópico o por boca para prevenir cualquier tipo de infestación por parásitos internos o externos.

  3. Durante el tiempo que dure la dieta, el perro no tomará ningún tipo de premios en forma de  galletas, bocaditos, huesitos, etc., ni tampoco ningún otro alimento fuera de horas.

  4. Durante el tiempo que dure la dieta tampoco se le administrarán al perro ningún tipo de suplementos vitamínicos o minerales; ha de tenerse en cuenta, para tranquilidad del propietario, que en un plazo de tres o cuatro meses, el animal no va a desarrollar ningún tipo de carencia grave, por el hecho de ver reducida su dieta a los componentes arriba citados!

  5. Si efectivamente estamos confrontados con un perro que sufre alergia alimentaria, durante este periodo de 8 a 12 semanas, constataremos como los síntomas disminuyen e incluso desaparecen del todo.  Será entonces el momento de ir incluyendo, paulatinamente, otros ingredientes para constatar cuáles son los que le producen otra vez los síntomas que le llevaron a la consulta en primera instancia. Habrá que ir tomando nota de todo lo que se observa, para ir conociendo cuáles de entre esos ingredientes son susceptibles de causar la alergia, teniendo en cuenta que con cada nuevo ingrediente bastarán tres o cuatro días para constatar si se presentan o no tales síntomas.

  6. En aquellos casos en los que no se observe ninguna reacción adversa a cualquiera de los ingredientes que se le ofrecen al animal durante la dieta de eliminación, habrá que sospechar que la alergia alimentaria proviene exclusivamente de la alimentación comercial.

  7. Para comprobarlo fehacientemente, se devolverá al perro a la dieta anterior (mismo pienso, mismas cantidades) y es lógico suponer que en pocos días, incluso a veces en horas, volverá a manifestar todo el cuadro de síntomas que son propios de esa reacción alérgica.

  8. Podrá entonces concluirse que el perro es alérgico, más que probablemente, casi con toda certeza, no a los productos que intervienen en su dieta, tanto si son frescos como preparados en un pienso comercial, sino a todo el elenco de aditivos, saborizantes, colorantes, preservantes, etc., que se emplean en su fabricación

Manual de Nutricion Canina, Nota previa, Castro-Castalia Bullmastiffs Nota Previa La Autora, Christina de Lima-Netto Agradecimientos Introduccion Lobo con Piel de Cordero Funcionamiento Aparato Digestivo ¿Como se que esta Sano? A Cada Edad un Tipo de Alimento Obesidad, Enemigo Mortal Cuando el Pancreas no Funciona La Torsion de Estomago ¿Que Come Nuestro Perro? Para que Sirven las Proteinas Para que Sirven los Hidratos de Carbono Para que Sirven los Lipidos Para que Sirven las Encimas Para que Sirven las Vitaminas Para que Sirven los Minerales Para que Sirve la Fibra Para que Sirve el Agua Natural o Artificial Alimentacion Casera Alimentacion Comercial Interpretar Etiquetas Pienso Aditivos, No Gracias Vacas Locas Alimentacion y Sistema Inmune Alergias Alimentarias DIeta y Cancer Decalogo Dieta Sana Conclusiones Bilbiografia Las Ventajas del Ayuno Necesidades Nutricionales ¿Conozco a mi Perro?

(Texto original, escrito por Christina de Lima-Netto y/o Federico Baudin específicamente para esta página Web y protegido con Copyright. No puede ser reproducido ni total ni parcialmente por ningún medio, sin el expreso consentimiento de Castro-Castalia por escrito)

Mapa de la Web, Castro-Castalia Bullmastiffs